&noscript=1 />

¿Qué es la demencia?

James M. Ellison, MD, MPH
Swank Center for Memory Care and Geriatric Consultation, ChristianaCare
 

This article defines dementia, describes the most common forms of dementia, including Alzheimer’s disease, and outlines the various treatment options.

Este artículo define la demencia, describe las formas más comunes de demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer, y describe las diversas opciones de tratamiento.

Cuando la señora Pilgrim llevó a su esposo de 74 años a la clínica de trastornos de la memoria, tenía una pregunta candente en su mente: "¿Tiene Richard Alzheimer o demencia?" Como muchas personas que buscan consejo sobre el deterioro de la memoria y otros síntomas cognitivos, no estaba segura acerca de los términos, pero tenía bastante claro que su esposo necesitaba un examen debido a los cambios en su memoria, personalidad y estado de ánimo que se habían desarrollado gradualmente durante el año anterior.

Definición de demencia

Las acciones cognitivas del cerebro involucran las habilidades que usamos para desempeñarnos bien en el mundo. La demencia se diagnostica cuando una habilidad cognitiva se deteriora tanto que una persona ya no puede realizar funciones bien de forma independiente. El problema o los problemas cognitivos en la demencia son adquiridos en lugar de una condición de toda la vida, como por ejemplo con una discapacidad intelectual. Eso significa que la persona estaba funcionando a un nivel más alto antes de desarrollar demencia. La pérdida de ese nivel superior de desempeño es una de las tragedias de la demencia. Puede significar tener que dejar un empleo o no poder continuar realizando actividades que antes eran agradables y significativas.

Seis puntos de control

El personal clínico observa, en particular, seis áreas de la cognición al diagnosticar la demencia, donde una o más de estas habilidades cognitivas están muy deterioradas:

  • Atención compleja se refiere a la capacidad de mantener la concentración y poder cambiar entre diferentes tareas.
  • Aprendizaje y memoria, que incluye recordar eventos recientes y más distantes, así como la habilidad de hacer las cosas.
  • Función ejecutiva se refiere a habilidades, por ejemplo, que les permiten a las personas planificar, organizar, recordar cosas, priorizar o prestar atención a las tareas.
  • Lenguaje incluye tanto la expresión como la comprensión en forma oral y escrita.
  • Función perceptivo-motora es la capacidad para comprender aspectos de las cosas como formas, ubicaciones y direcciones.
  • Cognición social es la capacidad de reconocer el significado de las expresiones faciales y el comportamiento de los demás y así poder interactuar con éxito.

La demencia es una "condición" o "síndrome", no una sola enfermedad. El término actual usado para el diagnóstico de "demencia" es "trastorno neurocognitivo mayor", pero la palabra "demencia" no desaparecerá tan pronto.

La enfermedad de Alzheimer

Existen muchas causas de demencia y la enfermedad de Alzheimer es la más común y con gran ventaja en los Estados Unidos y muchos otros países. Se puede conjeturar clínicamente sobre la enfermedad de Alzheimer y ciertos escaneos cerebrales pueden hacer que el diagnóstico sea casi seguro. Sin embargo, la enfermedad de Alzheimer al final es diagnosticada mediante un examen microscópico del tejido cerebral después del fallecimiento. Las típicas "placas" y "ovillos" de la enfermedad de Alzheimer, que representan deterioro dentro y fuera de las células del cerebro, ayudan a hacer el diagnóstico claro. Después de la enfermedad de Alzheimer, las siguientes demencias más comunes son la demencia vascular y la demencia con cuerpos de Lewy.

La demencia vascular

La demencia vascular se desarrolla cuando el cerebro se ve privado de oxígeno y nutrientes debido a una enfermedad de los vasos sanguíneos grandes o pequeños. Puede tener un aspecto diferente a la enfermedad de Alzheimer porque la falla de los vasos sanguíneos grandes puede resultar en accidentes cerebrovasculares, que causan síntomas neurológicos, los cuales se encuentran con destrucción de áreas cerebrales especializadas. Los problemas con la lentitud mental y confusión para recordar junto con las dificultades que afectan el lenguaje, el caminar o la micción, por ejemplo, pueden sugerir una causa vascular de los problemas de memoria. Los problemas de memoria en sí mismos son diferentes en la demencia vascular porque representan un problema para recuperar información que se ha almacenado en el cerebro. En la enfermedad de Alzheimer, el almacenamiento real no funciona correctamente, por lo que los recordatorios son menos útiles en comparación con una persona con demencia vascular.

La demencia con cuerpos de Lewy

La demencia con cuerpos de Lewy parece una combinación con algunas características tanto de la enfermedad de Alzheimer como de la enfermedad de Parkinson. Los problemas cognitivos comienzan antes o poco después de los síntomas musculares. Una persona que tiene demencia con cuerpos de Lewy tiene más altibajos emocionales y cognitivos, más caídas, más problemas para dormir y más alucinaciones visuales que alguien con la enfermedad de Alzheimer.

La demencia lobar frontotemporal

Menos común, pero aún importante de distinguir, es la demencia lobar frontotemporal (FTLD, por sus siglas en inglés). El diagnóstico de esta demencia puede resultar confuso porque a veces aparece con cambios en el lenguaje o cambios en el comportamiento. Estos cambios, que pueden resultar muy obvios, pueden ocultar de manera simultánea un problema de memoria.

A veces, FTLD se la puede confundir con depresión, manía, trastorno de la personalidad o un problema de abuso de sustancias debido a las alteraciones del comportamiento. El tratamiento para la FTLD es en cierto modo diferente al tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, otra razón para distinguirlos entre sí.

Otras causas de demencia

Hay muchas otras causas de demencia, entre otras infecciones como el VIH, la enfermedad priónica como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, el traumatismo craneal, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington y otras. También existen algunas afecciones similares a la demencia que son tratables o incluso reversibles, como algunos trastornos del sueño, algunas enfermedades hormonales, depresión y una mala reacción a los medicamentos.

El diagnóstico

Un examen clínico para determinar si hay demencia debe incluir un análisis cuidadoso del historial médico del paciente y del desarrollo de los síntomas, un examen de la memoria y otras habilidades cognitivas, examen físico, análisis de sangre y neuroimágenes. Es posible que se requieran pruebas adicionales especiales, como un electroencefalograma para registrar la actividad eléctrica del cerebro, cuando haya indicios de que podría estar presente una de las causas más inusuales de demencia.

El tratamiento

Los tratamientos para la demencia con medicamentos están limitados en este momento, excepto para aquellas condiciones en las que se identifica una condición médica tratable.

Medicamentos aprobados

Hay diferentes clases de medicamentos disponibles para tratar a las personas con la enfermedad de Alzheimer, pero sus efectos limitados alivian los síntomas solo por un período temporal. Para los problemas de demencia que no son cognitivos o conductuales, existen opciones limitadas. Por ejemplo, la combinación de dextrometorfano y quinidina ha sido aprobada para el tratamiento del "afecto pseudobulbar", un estado emocional inestable que se caracteriza por episodios incontrolables de llanto o risa. La pimavanserina ha sido aprobada para el tratamiento de la psicosis en la enfermedad de Parkinson.

Medicamentos sin receta de venta libre

Para otros comportamientos como la agresión, depresión, ansiedad e insomnio, muchos medicamentos se usan "sin receta", lo que significa que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha determinado que el medicamento sea seguro y eficaz para tratar la demencia, aunque algunas investigaciones pueden sugerir que el medicamento puede ayudar, y a pesar de que se haya demostrado que el medicamento es seguro y eficaz para otros usos. Los antidepresivos o antipsicóticos son tratamientos sin receta de venta libre para la depresión y la psicosis, respectivamente. Los antidepresivos a veces ayudan. Los medicamentos antipsicóticos a menudo se evitan debido a sus reconocidos efectos secundarios, riesgos y limitada eficacia en esta función.

Los medicamentos que han sido aprobados por la FDA para la enfermedad de Alzheimer también se usan a veces para tratar la demencia vascular o la demencia con cuerpos de Lewy, donde también pueden tener beneficios leves. Su efecto sobre FTLD es menos predecible.

En la actualidad se están probando muchos otros medicamentos para el tratamiento de la demencia. Es posible que antes de que hayan pasado muchos años tendremos medicamentos para tratar, retrasar o incluso curar algunos de estos trastornos.

Los tratamientos no farmacológicos

Incluso ahora, mientras esperamos medicamentos más efectivos, ya tenemos tratamientos no farmacológicos que pueden ser muy útiles. Los grupos de apoyo y otras formas de educación o terapia pueden ayudar a una persona a adaptarse ante el diagnóstico de demencia. Planificar con anticipación es muy importante y requiere evaluar temas difíciles como cuándo dejar de conducir un vehículo, cómo hacer que el entorno de vida sea seguro y practico de usar, qué hacer con los asuntos financieros y qué tratamientos son aceptables cuando se acerca el final de la vida. Para las personas con problemas de conducta no cognitivos, el modelo “DICE” –acrónimo en inglés– (Describir, investigar, crear un plan y examinar su efecto) y otras intervenciones conductuales han sido útiles.

Recursos:

(Algunos de los artículos a continuación están disponibles solo en inglés)

Don't miss out.
Receive research updates, inspiring stories, and expert advice
Please enter your first name.
Please enter your last name.
Keep me informed about: *
Please select at least one.
You must select at least one disease category.