Publication

Degeneración Macular: Datos Esenciales

¿Alguna vez has tomado la prueba ocular con la cuadrícula Amsler? Es una gráfica simple que puede ayudar a detectar los primeros signos de la degeneración macular y otras enfermedades de los ojos. En este folleto hablamos de esa prueba y más.En el Macular Degeneration Research, un programa de BrightFocus Foundation, sabemos lo importante que es para usted obtener la última información sobre la prevención, la detección temprana, los exámenes regulares de los ojos, los tratamientos y las estrategias de afrontamiento.

La Degeneración Macular relacionada con la edad (DMRE) es una enfermedad ocular común entre las personas mayores de 60 años y la causa principal de ceguera legal entre la población caucásica mayor de 40 años. Es también una de las principales causas de la pérdida irreversible de la visión alrededor del mundo. 

La DMRE causa el deterioro de la mácula, el área central de la retina. La mácula es fina como el papel y posee células sensibles a la luz que envían señales visuales al cerebro. La mácula es la responsable de la visión clara, nítida, “en línea recta” (central). El deterioro de la mácula causa visión borrosa o distorsionada y a veces el desarrollo de puntos ciegos. 

Cuando se deteriora la mácula, las principales actividades diarias como conducir un automóvil y leer se vuelven cada vez más difíciles. 

Aproximadamente 11 millones de personas en los Estados Unidos tienen alguna forma de degeneración macular, y se espera que este número se duplique para el 2050. Más de 2 millones de estadounidenses padecen las formas más avanzadas de la enfermedad. 

Introducción 

  • La DMRE puede afectar a uno o a los dos ojos.
  • La enfermedad puede progresar lenta o rápidamente.
  • Existen dos formas de DMRE: una seca y otra húmeda. 
  • Una persona puede padecer ambas formas de la enfermedad. 

La DMRE seca

Entre un 85 y un 90 por ciento de las personas, que padecen de DMRE tienen normalmente la forma seca de esta enfermedad. En la mayoría de casos, ambos ojos se encuentran afectados. En algunas personas, un ojo pierde la visión y el otro puede no estar afectado. Con la DMRE seca las células de la mácula comienzan lentamente a deteriorarse, causando la formación de depósitos amarillentos llamados drusas. A medida que aumenta el número y el tamaño de las drusas, la visión se hace borrosa, particularmente la visión central. Esta área borrosa crece cada vez más a medida que progresa la enfermedad. 

La forma seca de la DMRE tiene tres etapas: 

Inicial: No hay pérdida de la visión o síntomas en esta etapa. 
Intermedia: Algunas personas pueden necesitar una luz adicional para tareas como por ejemplo leer. Puede aparecer un punto borroso en el centro del campo visual.
Avanzada: En el centro del campo visual aparece un amplio punto borroso y se hace cada vez más grande y oscuro, causando con el tiempo una pérdida completa de la visión central.

La DMRE húmeda 

La forma seca de la enfermedad antecede generalmente a la DMRE húmeda. A medida que la forma seca se agrava, algunas personas experimentan el crecimiento de vasos sanguíneos anormales detrás de la mácula. Estos vasos son frágiles y dejan escapar fluido y sangre (de ahí la designación de, degeneración macular “húmeda”). Esta acumulación de fluidos levanta la mácula, lo cual distorsiona la visión y daña la mácula. 

En la DMRE húmeda, las líneas rectas pueden aparecer onduladas y puede perderse la visión central rápidamente. La visión en línea recta puede distorsionarse o perderse en su totalidad muy rápido, a veces, en tan solo pocos días. 

La degeneración macular húmeda representa aproximadamente el 10 por ciento de los casos de DMRE, pero es la causante del 90 por ciento de los casos de ceguera legal. Todos los casos de DMRE húmeda se consideran como una forma avanzada de la enfermedad. 

Cambios específicos causados por la DMRE 

Tanto la DMRE seca como la húmeda no causan dolor. Sin embargo ambas formas pueden producir ciertos síntomas. 

En la DMRE seca, a medida que cada vez más células en la mácula dejan de funcionar, la visión se hace borrosa. Las personas podrán ver los detalles cercanos con menor claridad, como por ejemplo rostros faciales o palabras de un libro. Esta visión borrosa desaparecerá con frecuencia cuando la luz es más brillante. Si la pérdida de las células sensibles a la luz es cada vez mayor, la persona puede ver un punto ciego pequeño, pero que irá creciendo en el centro de su campo visual. 

La DMRE afecta la vida diaria y puede ocasionar los siguientes problemas: 

Defecto del campo visual: La amplitud de ángulo de la visión observable en un ojo sano se llama “campo visual”. A medida que la enfermedad progresa, el centro del campo visual del paciente puede estar manchado, distorsionado o perderse. Esto causa problemas para leer, conducir un automóvil, mirar televisión y reconocer rostros faciales. 

Sensibilidad al contraste: Se vuelve más difícil distinguir las texturas y los cambios sutiles en el ambiente. La incapacidad para distinguir contrastes y texturas leves sobre la acera o las escaleras puede ser peligrosa y aumentar el riesgo de caídas. Puede tener dificultad para distinguir dos colores de tonos similares cuando se encuentran uno al lado del otro. 

Poca tolerancia a los cambios en los niveles de luz: Puede ser difícil que los ojos se adapten cuando conduce un automóvil y camina al atardecer, cuando el sol desciende o cuando pasa de una habitación muy iluminada a otra oscura. El problema puede agravarse con el resplandor. Por ejemplo, un rayo brillante de luz solar que ingrese por la ventana puede “oscurecer” todo lo que se encuentra fuera del resplandor. 

Necesidad de niveles más altos de luz: Pueden necesitarse niveles de luz más brillantes para leer, cocinar y realizar las tareas cotidianas. 

Percepción distorsionada de la profundidad: La incapacidad para juzgar adecuadamente las distancias puede hacer más difícil caminar, haciéndole tropezar y sufrir caídas. 

Detección de la DMRE 

La DMRE se detecta durante la realización de un examen completo de la vista que incluye: 

Dilatación del ojo: Para ver la parte posterior de la retina, el médico coloca unas gotas en sus ojos para ensanchar o dilatar las pupilas. La dilatación permite al oftalmólogo ver la retina con mayor facilidad para determinar el daño del nervio óptico. 

Fundoscopia u oftalmoloscopia: El médico apunta un rayo brillante de luz en el ojo dilatado para ver la retina, los vasos sanguíneos, el disco óptico y otras estructuras. 

Examen de agudeza visual o examen de cuadro visual: Este mide la vista a diferentes distancias. 

La fotografía del fondo del ojo: Después de la dilatación del ojo, el médico enfoca luz a través de la córnea, la pupila, el cristalino y utiliza una cámara especializada para fotografiar la parte posterior del ojo que incluyen la retina, la mácula y el nervio óptico para detectar signos de la enfermedad. Esto permite que al personal clínico le sea más fácil medir los cambios registrados entre las visitas. 

Angiografía con fluoresceína: Si el médico advierte la presencia de DMRE húmeda, puede realizar esta prueba para detectar los vasos sanguíneos con hemorragias. El médico inyecta un tinte fluorescente en el brazo que puede ser detectado en los vasos sanguíneos de la retina, donde la aparición de manchas fluorescentes puede revelar las hemorragias. 

Durante un examen ocular, se le puede solicitar que mire una cuadrícula de Amsler, (consulte la página 13), un examen ocular especial que se utiliza para detectar la DMRE. La cuadrícula se asemeja al papel milimetrado impreso con líneas que se entrecruzan en ángulo recto.

Se deberá cubrir un ojo y mirar fijamente el punto negro que se encuentra en el centro de la cuadrícula. Si al observar el punto, nota que las líneas rectas desaparecen o se doblan, puede ser un signo de DMRE. La cuadrícula de Amsler es también una herramienta excelente para hacer un control en su casa. 

Tratamiento de la DMRE seca 

Una vez la DMRE seca alcanza la etapa avanzada, no hay en la actualidad ninguna forma de tratamiento para evitar una mayor pérdida de la visión. Sin embargo, hay medidas de intervención que podrían retardar y posiblemente prevenir que la degeneración macular intermedia continúe su deterioro y pase a la etapa avanzada en la que se produce la pérdida de visión. 

El estudio de enfermedades oculares relacionadas con la edad (AREDS por sus siglas en inglés) del National Eye Institute (Instituto Nacional del Ojo) halló que ingerir suplementos nutricionales con una formulación específica de dosis altas de antioxidantes (vitaminas C, E y beta-caroteno), zinc y cobre retarda o previene la progresión de la DMRE. 

En mayo de 2013, se completó un estudio de seguimiento llamado AREDS2. En ese estudio, los investigadores encontraron que el agregado de los ácidos grasos omega-3 a los suplementos no incrementó el éxito de la fórmula. Los antioxidantes luteína y zeaxantina demostraron ser más seguros que el beta-caroteno, el cual aumenta el riesgo de cáncer de pulmón en los fumadores o ex fumadores. 

Por lo tanto, la recomendación de AREDS2 para la fórmula suplementaria es la siguiente: 

  • 500 miligramos de vitamina C 
  • 400 unidades internacionales de vitamina E 
  • 10 miligramos de luteína 
  • 2 miligramos de zeaxantina 
  • 80 miligramos de zinc 
  • 2 miligramos de cobre 

Implantación de telescopio en miniatura (IMT) 

La FDA aprobó en el 2010 el telescopio miniatura de implante (IMT por sus siglas en inglés) el cual puede ayudar a las personas a recuperar algo de visión central en la etapa avanzada de la DMRE que está estabilizada. 

Este telescopio pequeñísimo se inserta en un ojo, el cual proporciona la visión central, mientras que el otro ojo proporciona la visión periférica. El telescopio proyecta imágenes sobre las áreas sanas de la retina. El IMT normalmente puede ser implantado por un cirujano oftalmólogo durante una visita de cirugía ambulatoria. Después de la cirugía, los pacientes deben participar en un programa estructurado de rehabilitación de la visión para que se acostumbren a realizar las actividades diarias utilizando el dispositivo.

Tratamiento de la DMRE húmeda 

La DMRE húmeda puede tratarse con inyecciones de inhibidores de angiogénesis dentro del ojo, con terapia fotodinámica o cirugía láser. Ninguno de estos tratamientos puede curar la DMRE húmeda, pero todos ellos pueden demorar la disminución de la visión o detener su pérdida. Sin embargo, la enfermedad y la pérdida de visión también pueden avanzar a pesar del tratamiento. Las opciones de tratamiento deben ser evaluadas con un médico. 

Inhibidores de la angiogénesis (inyecciones)

Los inhibidores de la angiogénesis bloquean la actividad del factor de crecimiento endotelial (VEGF, por Vascular Endothelial Growth Factor), una proteína que promueve el crecimiento de vasos sanguíneos. 

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó cuatro tratamientos para la DMRE húmeda que utilizan inhibidores de la angiogénesis: brolucizumab (Beovu®), aflibercept (Eylea®), ranibizumab (Lucentis®) y pegaptanib sódico (Macugen®), en 2019, 2011, 2006 y 2004 respectivamente. También hay un quinto medicamento, llamado bevacizumab (Avastin®), aprobado por la FDA como un inhibidor del crecimiento de vasos sanguíneos para el tratamiento de cáncer colorrectal y otros tipos de cáncer, que es y ha sido utilizado “fuera de su uso aprobado” (es decir, para fines distintos de los usos aprobados) por algunos médicos para el tratamiento de DMRE.

Beovu

Beovu también se prescribe como una inyección que se administra en la parte vítrea del ojo después de anestesiarlo. Es el único agente que bloquea la actividad del factor de crecimiento endotelial (VEGF, por Vascular Endothelial Growth Factor) recomendado en intervalos de dosificación hasta de tres meses en pacientes elegibles. El tratamiento con otros agentes anti-VEGF se aplican generalmente con una frecuencia de 4 a 6 semanas.

Eylea

Después de anestesiar el ojo, el médico inyecta Eylea en la parte vítrea del ojo, la sustancia clara y gelatinosa que llena el ojo desde la parte posterior del cristalino hasta la retina y luego monitorea el progreso del paciente. Después de un periodo inicial de tres meses de inyecciones cada cuatro semanas, Eylea se puede administrar cada ocho semanas. 

En cambio, los tratamientos con otros inhibidores de la angiogénesis se aplican generalmente cada cuatro semanas (Lucentis y Avastin) o cada seis semanas (Macugen). El número real de inyecciones necesarias lo determina el médico, tomando en cuenta el estado de la enfermedad del paciente y la respuesta al tratamiento. 

Los efectos secundarios más comunes informados con Eylea (que no afecta a más de cinco por ciento de los pacientes) fueron hemorragia conjunctival (la membrana que cubre la parte blanca del ojo), dolor ocular, riesgo de cataratas, desprendimiento del cuerpo vítreo, cuerpos flotantes en el humor vítreo (manchas o nubes que se mueven en el campo de la visión) y el aumento de la presión ocular. Al igual que con cualquier inyección en la parte vítrea, hay un mayor riesgo de endoftalmitis (inflamación grave del interior del ojo) y desprendimiento de retina.

Lucentis

Lucentis también se inyecta en la porción vítrea del ojo después de que se ha anestesiado. Las inyecciones se aplican con regularidad, durante un periodo de tiempo. La frecuencia y el número real de inyecciones necesarias las determina el médico, tomando en cuenta el estado de la enfermedad del paciente y la respuesta al tratamiento. Los resultados de estudios internacionales publicados en el 2012 indican que una inyección cada cuatro semanas puede ser óptima. 

Los efectos secundarios más comunes informados con Lucentis incluyen la hemorragia de la conjuntiva, cuerpos flotantes en el humor vítreo, dolor ocular, aumento de la presión ocular e inflamación del ojo. Los eventos adversos poco frecuentes pero graves son la endoftalmitis, el desprendimiento de retina, desgarros de retina, el aumento de la presión ocular y la catarata traumática. 

Macugen

Macugen también se inyecta en la porción vítrea del ojo que ha sido anestesiada. Generalmente, se administra cada seis semanas. El número real de inyecciones necesarias las determina el médico, teniendo en cuenta el estado de la enfermedad del paciente y la respuesta al tratamiento. Macugen está todavía disponible para el tratamiento de la DMRE húmeda, pero no se usa tan a menudo como otros inhibidores de la angiogénesis inyectables. 

Los efectos secundarios más comunes de Macugen son la inflamación del ojo, la visión borrosa o los cambios en la visión, las cataratas, el sangrado ocular, la inflamación ocular externa, la secreción ocular, la irritación o el malestar del ojo, y distinción de “puntos” en la visión. La inyección puede también producir que el ojo sea susceptible a la infección durante un período de tiempo. 

Avastin

Avastin es un medicamento aprobado por la FDA (Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos) para el tratamiento del cáncer que es fabricado por la misma compañía farmacéutica que fabrica Lucentis. Avastin ha sido utilizado por los médicos como un tratamiento “fuera de su uso aprobado” para la degeneración macular relacionada con la edad. Los dos medicamentos se administran de la misma forma. No obstante, Avastin es mucho menos costoso y muchos médicos creen que los dos medicamentos son igualmente eficaces contra la degeneración macular. El Instituto Nacional del Ojo (NEI, por sus siglas en inglés) de los Institutos Nacionales de Salud llevó a cabo ensayos clínicos (comparación de los ensayos clínicos de tratamientos o CATT) para estudiar la eficacia relativa y la seguridad de Avastin y Lucentis. 

En mayo de 2011, se informó que Avastin y Lucentis resultaron ser casi igual de eficaces en el tratamiento de la DMRE. En abril del 2012, el estudio de CATT reveló que los mejores resultados para el mantenimiento de la agudeza visual se logran con inyecciones cada cuatro semanas y que se obtienen los mismos resultados, ya sea con Avastin o Lucentis, cuando se inyectan mensualmente. El informe mostró que la administración de la dosis de cualquiera de estos dos fármacos, “según la necesidad” fue menos eficaz para el mantenimiento de la agudeza visual que con la dosis mensual. 

A pesar de que Avastin fue asociado con un mayor número de episodios adversos graves que Lucentis, los investigadores no pudieron determinar si estas diferencias se debían a la probabilidad estadística o a diferencias reales entre los perfiles de seguridad de los dos fármacos. 

Terapia fotodinámica (PDT) 

La terapia fotodinámica (PDT por sus siglas en inglés) es más eficaz en un subtipo de DMRE húmeda llamada “neovascularización coroidea subfoveal predominantemente clásica” en la cual el crecimiento de los vasos sanguíneos y filtración en la fóvea, la porción pequeña en el centro de la mácula, están bien definidas. Cabe señalar que la terapia fotodinámica se utiliza raramente ahora que existen medicamentos (EYLEA, Lucentis, Macugen y Avastin) que bloquean específicamente la proteína VEGF que promueve el crecimiento de los vasos sanguíneos. 

Durante el procedimiento PDT, se inyecta en el brazo un medicamento llamado Visudyne®. Este medicamento recorre el cuerpo y es absorbido por los frágiles vasos sanguíneos del ojo que filtran. 

Debido a que el Visudyne es activado por la luz, el médico dirige un rayo láser de baja intensidad a la retina durante un poco más de un minuto. Esta luz activa el Visudyne, permitiendo que el medicamento destruya los vasos sanguíneos anormales. El procedimiento PDT normalmente dura 20 minutos y es relativamente indoloro. 

Los efectos secundarios más comunes de la PDT son el dolor de cabeza, la reacción en el área de la inyección y la visión borrosa o reducida. Debido a que el fármaco se activa mediante la luz, las personas sometidas a este tratamiento deben evitar exponer su piel u ojos a la luz del sol o a la luz artificial brillante durante los cinco días posteriores al tratamiento. 

La PDT puede ayudar a estabilizar la visión, pero no restaura o recupera la visión perdida. 

Cirugía con láser 

La cirugía de fotocoagulación con láser fue el primer tratamiento utilizado para la DMRE húmeda, pero es una opción sólo para un pequeño número de pacientes. Durante el procedimiento ambulatorio, el ojo se anestesia, y un rayo láser con energía elevada calienta, sella y destruye los vasos sanguíneos filtrantes y anormales. Esto puede prevenir la pérdida adicional de la visión, pero el resultado es un punto ciego permanente debido a la cicatrización. 

Algunos pacientes experimentan un dolor leve durante el transcurso del procedimiento o después de terminarlo. Cuando se tiene éxito, la cirugía láser se hace una sola vez. Sin embargo, si se forman nuevos vasos sanguíneos, puede ser necesario repetir la cirugía.

Protección de la vista después del diagnóstico 

DMRE seca 

Si padece DMRE seca, debe realizarse un examen completo de ojo dilatado al menos una vez al año para que su oftalmólogo pueda controlar su condición y otras enfermedades oculares. 

La DMRE seca puede transformarse en DMRE húmeda en cualquier momento, por tanto utilice con frecuencia una cuadrícula Amsler para evaluar su visión y detectar cualquier señal de DMRE húmeda. Puede ver la cuadrícula de la página 13 de esta publicación, consultar a su oftalmólogo para obtener una cuadrícula Amsler, conseguir una gratuita en www.brightfocus.org/PubsEspanol (Descargar PDF) o llamar a BrightFocus Macular Degeneration Research al 1-855-345-6637. 

DMRE húmeda 

Si padece de DMRE húmeda y su oftalmólogo recomienda un tratamiento, no espere más. La pérdida de visión puede suceder rápidamente en algunos casos. Después de la cirugía láser, la terapia fotodinámica o los medicamentos inyectables, necesitará realizarse exámenes frecuentes para detectar cualquier reaparición de vasos sanguíneos filtrantes. 

Recuerde: Controle su visión frecuentemente en su hogar usando la cuadrícula Amsler. Si detecta algún cambio, comuníquese de inmediato con su oftalmólogo. 

Un estilo de vida sano

Estas sugerencias pueden ayudar a proteger la visión, mejorar la salud general y disminuir el riesgo de desarrollar DMRE. 

Incluso después del diagnóstico, continúe poniendo en práctica estos hábitos saludables: 

  • Mantenga un peso saludable. 
  • Consuma una dieta nutritiva que incluya hortalizas de hoja verde, frutas amarillas y anaranjadas, pescado y granos integrales. 
  • No fume. 
  • Mantenga una presión arterial normal y controle otras condiciones médicas. 
  • Realice ejercicio regularmente. 
  • Use anteojos de sol y sombrero cuando esté al aire libre. 
  • Hágase exámenes regulares de los ojos y consulte a su oftalmólogo si nota cambios en la visión.

Cómo vivir con DMRE 

La mejor manera de adaptarse a la pérdida de visión es aprender nuevas maneras de realizar las actividades. La rehabilitación visual le ayudará a hacer ajustes y funcionar mejor con la visión que le queda, pero no le permitirá recuperar o restaurar la visión que se ha perdido permanentemente. 

Comience permitiendo que su oftalmólogo conozca qué clase de limitaciones funcionales está experimentando debido a su pérdida de la visión. 

Él oftalmólogo puede recetarle dispositivos ópticos como lupas (consulte la sección a continuación). 

Su oftalmólogo puede remitirlo a un centro de rehabilitación de la visión, a una clínica de ojos o a otra organización en donde un terapeuta de baja visión pueda trabajar con usted para ayudarle a adaptarse y resolver los problemas específicos. Usted puede también modificar su medio ambiente, desarrollar sus sentidos del oído y el tacto, practicar el uso de la visión periférica y el uso de accesorios de ayuda para la baja visión. 

Accesorios ópticos, servicios y ayudas para la baja visión 

Hay disponibles una amplia variedad de lupas y accesorios para asistirle en la lectura y en otras tareas que requieren ver de cerca. Estos dispositivos pueden ser sencillos y económicos como lupas portátiles e independientes o fijas o más costosos y de alta tecnología, como el software de lectura de texto audible para computadoras y monitores con pantallas especiales de ampliación que pueden utilizarse con la computadora o el televisor. También existen aplicaciones de lectura para teléfonos inteligentes y tabletas. 

El solo hecho de llevar una lupa portátil con usted la mayoría del tiempo puede contribuir de gran manera a su independencia diaria. Las lupas (algunas son muy pequeñas y pueden llevarse en la cartera o billetera) permiten leer las etiquetas de los frascos de medicamentos, el correo, etiquetas de precios y la carta o menús de los restaurantes. 

También hay disponibles artículos de uso común en el hogar impresos con números y letras grandes y otros que son sonoros y “hablan”. Hay muchos lugares que proveen libros con letra grande y materiales de audio, así como los servicios de lectura de periódicos y revistas por teléfono o radio. 

Para estos y otros recursos disponibles, consulte la Lista de Recursos para la Baja Visión en el sitio web de BrightFocus Foundation: 

www.brightfocus.org/espanol
También puede llamarnos al 1-855-345-6637 para solicitar su copia.

Sugerencias para el hogar 

  • Utilice luces en el techo, luces para tareas especiales, iluminación adicional en las escaleras y las luces de noche. 
  • Marque los bordes de los escalones con cinta de color brillante; considere también los pasamanos para mayor seguridad. 
  • Use cinta de color brillante o un poco de pintura para marcar los interruptores de luz, enchufes eléctricos y otros accesorios. 
  • Asegúrese que las áreas por donde camina estén despejadas. 
  • En el cuarto de baño, use tapetes antideslizantes, instale barras de apoyo y utilice colores contrastantes para diferenciar las distintas superficies (asiento del inodoro, tapete del piso, fondo de la bañera, etc.). 
  • Marque los medicamentos con etiquetas de letras grandes o use bandas elásticas de colores para facilitar su identificación. 
  • Considere la posibilidad de quitar las puertas; asegúrese de que los umbrales queden a ras con el piso. 
  • Utilice etiquetas adhesivas con letras grandes en el termostato, estufa y en otros aparatos electrodomésticos. Marque los lugares importantes con etiquetas de relieves. 

De la dependencia a la independencia 

En la DMRE, el grado de pérdida de la visión varía de un paciente a otro. La rehabilitación de cada paciente dependerá de la cantidad de ayuda que necesite. No tenga temor de pedir ayuda y expresar claramente sus deseos y necesidades. Procure mantener una actitud positiva y acepte los desafíos que se presenten. 

A medida que aprenda a hacer las tareas de manera diferente, será más independiente. Mediante la paciencia y la determinación, podrá continuar disfrutando de una vida productiva y plena. 

Preguntas esenciales para hacerle a su doctor sobre la degeneración macular 

Durante el examen regular de la vista: 

  • ¿Cuáles son los exámenes que hará concretamente? 
  • ¿Corro el riesgo de desarrollar degeneración macular? 

Si usted es diagnosticado con DMRE: 

  • ¿Qué tipo de degeneración macular tengo? 
  • ¿Cuán avanzada está mi degeneración macular? 
  • ¿Tengo la degeneración macular en uno ojo o en ambos? 
  • ¿Si es en un solo ojo, ¿cuáles son las probabilidades de que la desarrolle en el otro ojo? 
  • ¿He perdido ya una parte de mi visión? 
  • ¿Debo hacer cambios en mi estilo de vida? 
  • ¿Cuál es la mejor manera de controlar la progresión de mi enfermedad? 
  • ¿Puedo usar algún dispositivo para aprovechar mejor la visión que tengo? 
  • ¿Qué debo hacer si noto una diferencia en mi visión? 
  • ¿Qué tratamientos recomienda? 
  • ¿Debo tomar alguna vitamina o mineral? ¿Qué debo hacer si he fumado? 
  • ¿Esta condición requerirá inyecciones? Si es así, ¿se aplican con un calendario específico o cuando es necesario? 

Cuadrícula de Amsler, prueba ocular 

  • Durante la visita a un especialista de cuidado de la vista, se le puede pedir que mire una cuadrícula de Amsler. (véase la ilustración reducida no para su uso.) Esta prueba puede ayudar a detectar los primeros signos de la degeneración macular u otras enfermedades de la retina. El examen también puede ayudar a monitorear los cambios en la visión después del diagnóstico. 

Amsler grid

  1. El tamaño actual de esta cuadrícula es de 10 x 10 centímetros (alrededor de 3-5/8 pulgadas cuadradas) y se sostiene a una distancia de lectura cómoda generalmente, entre 30 a 35 centímetros (12 - 14 pulgadas) de distancia de los ojos. Póngase anteojos de lectura si normalmente los utiliza. 
  2. Se le pedirá que cubra un ojo y se enfoque en el punto negro de la cuadrícula. 
  3. A continuación se le pedirá cubrir el otro ojo y repetir la prueba. 

Si las líneas aparecen onduladas, oscuras, irregulares o borrosas su oftalmólogo probablemente le hará tomar más pruebas, ya que esto puede indicar la presencia de la degeneración macular u otras enfermedades de la retina. 

Si desea solicitar una cuadrícula de Amsler gratuita de Macular Degeneration Research (Investigación sobre la degeneración macular) para hacerse la prueba ocular en casa, sólo tiene que completar y enviar la tarjeta desprendible al final de este folleto. O llame al 1-855-345-6637. 

NOTA: ESTA PRUEBA OCULAR CON LA CUADRICULA AMSLER NO PRETENDE REEMPLAZAR LOS EXAMENES OCULARES REGULARES. 

Para obtener más información 

Visite nuestro sitio web: www.brightfocus.org/espanol 

O llame al 1-855-345-6637 

Recursos adicionales de BrightFocus 

  • Lista de Recursos para Personas con Baja Visión 
  • Videos y archivos de audio 
  • Cuadrícula de Amsler, su prueba ocular 
  • Macular Degeneration Insights Articles (solo en inglés) 
  • Macular Degeneration Research Newsletter (solo en inglés)

BrightFocus está a la vanguardia de la salud cerebral y ocular, el avance de la investigación catalítica en todo el mundo y de promover una mejor salud a través de nuestros tres programas:

Alzheimer’s Disease Research: Investigación sobre la Enfermedad de Alzheimer
Macular Degeneration Research: Investigación sobre la Degeneración Macular
National Glaucoma Research: Investigación Nacional sobre el Glaucoma

BrightFocus Foundation

22512 Gateway Center Drive
Clarksburg, MD 20871
1-855-345-6637
www.brightfocus.org/espanol

This content was first posted on: September 23, 2015

The information provided in this section is a public service of BrightFocus Foundation, and should not in any way substitute for the advice of a qualified healthcare professional, and is not intended to constitute medical advice. Although we take efforts to keep the medical information on our website updated, we cannot guarantee that the information on our website reflects the most up-to-date research. Please consult your physician for personalized medical advice; all medications and supplements should only be taken under medical supervision. BrightFocus Foundation does not endorse any medical product or therapy.

Some of the content in this section is adapted from other sources, which are clearly identified within each individual item of information.

Don't miss out.
Receive research updates, inspiring stories, and expert advice
Please enter your first name.
Please enter your last name.
Keep me informed about: *
Please select at least one.
You must select at least one disease category.