Enfermedad de Alzheimer: la magia de las mascotas

Kathleen Allen, LCSW, C-ASWCM

Servicios administrativos de cuidado de adultos mayores, LLC

  • Asesoramiento especializado
Published on:
man with his pet

Explore los beneficios de tener una mascota para una persona con Alzheimer u otras formas de demencia.

En estos días al ingresar a muchos centros de atención a largo plazo, una de las primeras cosas que puede ver es un perro, uno que a menudo se echa a los pies de un residente en el área principal del centro. El perro se ve tan cómodo y relajado como podría estar, al igual que el residente.

Ya sea un perro grande y relajado, un pájaro, un gato o incluso un acuario de peces, los beneficios de tener una mascota para alguien con Alzheimer u otra demencia son numerosos. Las mascotas nos brindan grandes beneficios a todos: compañía, amor incondicional y diversión. Por su propia naturaleza, las mascotas no juzgan y no son críticas. Y para alguien con demencia, esas cualidades de la mascota la convierten en una buena compañía. Su sola presencia puede ayudar a reducir los efectos de la demencia: ansiedad, agitación, irritabilidad, depresión y soledad. Por su sociabilidad y su forma no amenazante, las mascotas pueden ayudar a un paciente con demencia a ser más interactivo, cuando a veces no pueden hacerlo en entornos sociales con otros adultos.

El perro de compañía en la unidad de cuidados especiales de Alzheimer ayuda con comportamientos problemáticos

En un estudio en el 2002 realizado en una unidad de cuidados especiales de Alzheimer, los investigadores se propusieron determinar el efecto de un perro de compañía residente (en comparación con un perro visitante) en el comportamiento.1 El comportamiento del perro residente se midió tanto en el día como en la noche durante la semana antes de que el perro fuese colocado en la unidad, y luego durante cuatro semanas después de su llegada. Aunque no se produjeron cambios de comportamiento significativos en el turno de la tarde, los participantes del turno de día mostraron significativamente menos problemas de comportamiento durante las cuatro semanas del estudio.

La nutrición también puede mejorar

Se han estudiado los beneficios nutricionales en pacientes con Alzheimer que tienen mascotas de terapia y se ha demostrado que mejoran la ingesta nutricional. En un estudio2 en el 2002 realizado por investigadores de la universidad de Purdue, se usaron acuarios de peces con 62 pacientes de Alzheimer diariamente durante un período de tratamiento de dos semanas y luego una vez por semana durante un período de seis semanas. El resultado: la ingesta nutricional aumentó durante las primeras dos semanas y continuó así durante el siguiente período de seis semanas. Los pacientes aumentaron un promedio de 1.65 libras y requirieron menos suplementos nutricionales, lo que redujo los costos generales de su atención.

En casa con mascotas

Si bien la mayoría de los estudios sobre la terapia asistida con mascotas se han realizado en centros de atención a largo plazo, se pueden obtener los mismos beneficios con una mascota en el hogar. La compañía, la reducción de la ansiedad y la agitación, una excusa para hacer ejercicio y la mejoría de las interacciones y la socialización siguen siendo los beneficios de una mascota en el hogar. Sin embargo, hay algunas consideraciones para recordar cuando se trata de una mascota en casa. Las mascotas de cuatro patas pueden ser un peligro de tropiezo para los ancianos, por lo que debe tenerse en cuenta. Y si la persona con Alzheimer no puede recordar darle alimento a la mascota, alguien más debe asegurarse de hacerlo. Lo mismo es cierto para mantenerse al día con las licencias, el aseo y las vacunas. ¿Es alérgico al pelo de las mascotas? Quizás una pecera sería una buena opción en ese caso. Lo importante es hacer una buena combinación de la mascota con las habilidades de la persona con Alzheimer y tener a alguien adicional y disponible como respaldo para ayudar con el cuidado de la mascota.

Sea cual sea el escenario, y el tipo de animal que sea, la magia de una mascota favorita es un hecho. Pueden marcar una gran diferencia en la vida diaria de una persona con Alzheimer u otra demencia.

 

  • (Algunos de los artículos a continuación están disponibles solo en inglés)

  • 1 McCabe, B. W., Baun, M.M., Speich, D., Agrawal, S., (2002).  Resident Dog in the Alzheimer’s Special Care Unit. West J Nurs Res October 2002 24: 684-696.
    2 Edwards NE, Beck AM. Animal-assisted therapy and Nutrition in Alzheimer's disease (2002). West J Nurs Res 2002;24(6):697-712.

Información Sobre la Autora

Kathleen Allen_2

Kathleen Allen, LCSW, C-ASWCM

Senior Care Management Services, LLC

Kathleen Allen ha estado trabajando con adultos mayores y sus familias durante más de 20 años.