Las causas posibles de la enfermedad de Alzheimer

James M. Ellison, MD, MPH

Centro Swank para el cuidado de la memoria y la consulta geriátrica, ChristianaCare

Published on:
Brain

Conozca los factores genéticos, del estilo de vida y ambientales que pueden impactar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Marian B. * una mujer casada de 76 años bajo tratamiento de la enfermedad de Alzheimer (EA), llegó a la clínica de la memoria con su hija de 51 años, Jennifer. * Después de informarme sobre la condición de su madre, Jennifer preguntó si podía obtener mi consejo sobre su propia preocupación. "Mi madre y mi abuela desarrollaron demencia a los 70 años", ella expresó. "Entonces comenzaron a rodar sus lágrimas cuando preguntó:" ¿Qué causa la enfermedad de Alzheimer? ¿Hay algo que deba hacer para prevenirlo? "

* Los nombres se cambiaron para proteger la privacidad.


Cualquiera que haya sido testigo del efecto del Alzheimer y de otras formas de demencia en un ser amado ha considerado esta pregunta. Muchos investigadores también han pensado en esto y han trabajado para comprender cómo se desarrollan la EA y otras demencias.

La conclusión es que hay muchas teorías, pero aún no hay una respuesta definitiva. Después de un siglo más tarde de la primera descripción de la EA, los investigadores aún no pueden identificar la causa.

Discutiré las principales teorías con respecto a los factores que pueden contribuir al desarrollo de la EA a continuación, y al final he enumerado una referencia más detallada para los lectores que deseen comprender estas teorías con mayor profundidad. 1

Muchos investigadores han centrado su interés en la proteína beta amiloide, aunque los tratamientos basados en esta teoría aún no han proporcionado el tratamiento sobresaliente que todos esperábamos ver. Una anomalía del metabolismo de la proteína tau también puede contribuir al desarrollo de la EA. Otros investigadores se han preguntado si la EA es simplemente una aceleración del envejecimiento normal o una enfermedad degenerativa de vías cerebrales específicas. Por otro lado, se sospecha que juegan un papel la exposición a toxinas nocivas, infecciones, lesiones, respuesta inmunitaria o reacción inflamatoria. También se ha explorado la posibilidad de una deficiencia nutricional.

Mezclar toda esta información aparentemente contradictoria nos da algunas buenas ideas para implementar posibles comportamientos de reducción de riesgos, los cuales discutiré.

El amiloide: sigue siendo una pieza importante del rompecabezas del Alzheimer

El informe inicial de 1907 del Dr. Aloysius Alzheimer (1864-1915) describía "placas seniles", que posteriormente se reconoció que contenían beta amiloide. Estas placas, junto con los ovillos neurofibrilares, son características de la EA.

La hipótesis de la cascada de amiloide (ACH, por sus siglas en inglés) propone que la deposición de beta amiloide en el cerebro desencadena la formación de placas amiloides (placas) y ovillos neurofibrilares (ovillos). Esta teoría encaja con la evidencia de estudios con ratones.

También encaja con los hallazgos genéticos que discutiré más adelante en este artículo. Sin embargo, la lesión cerebral puede desencadenar la formación de placas seniles, lo que aumenta la posibilidad de que estas placas sean un efecto más y no una causa de algún proceso patológico más básico en la EA. Además, la conexión entre las placas y el desarrollo de ovillos neurofibrilares aún no se comprende completamente. Existe una preocupación adicional sobre la ACH: la predicción de la teoría de que reducir el amiloide cerebral podría mejorar el rendimiento cognitivo o disminuir el riesgo de EA, se han realizado pruebas con ensayos de medicamentos que de hecho reducen el amiloide en la sangre y el cerebro. Hasta ahora, los resultados de los ensayos clínicos han sido negativos para muchos de estos medicamentos y el pequeño número de hallazgos positivos ha sido de magnitud limitada.

Entre las fuentes de evidencia más alentadoras en soporte de la ACH se encuentran los hallazgos genéticos que vinculan los problemas de genes relacionados con el amiloide en el desarrollo de la EA de inicio temprano. El síndrome de Down, en el que hay una copia adicional del cromosoma que contiene genes que codifican la proteína precursora amiloide (APP), se asocia con el desarrollo temprano y grave de la EA.

Varias otras anomalías genéticas que aumentan la producción de beta amiloide, incluidas las mutaciones APP y presenilina 1 y 2 (PSEN1/2), explican los casos poco frecuentes de EA de aparición temprana que afectan a muchos miembros de las familias que portan estas mutaciones. Estas mutaciones genéticas se pueden heredar y aumentan en gran medida el riesgo de desarrollar EA de inicio temprano, pero en el caso de familias como la de Jennifer, donde la EA se inició después de los 60 años, otros factores juegan un papel, además de la genética.

Tau y los ovillos

Los ovillos neurofibrilares reflejan un problema con la proteína tau, un componente microscópico de las células cerebrales que es esencial para su supervivencia. La aglutinación y propagación de moléculas de proteína tau químicamente alteradas sigue un patrón espacial y temporal que es diferente al de los APP, por lo que algunos investigadores continúan buscando una teoría que incluya problemas con la proteína tau, no solo con amiloide. Investigaciones recientes también han planteado la posibilidad de que los NFT se pueda propagar, casi como una infección, yendo de una célula cerebral afectada a las cercanas. La importancia de este hallazgo aún se está investigando.

¿Es la EA solo una exageración del envejecimiento normal?

El envejecimiento normal se asocia con cambios cerebrales como la pérdida de tejido y la degeneración de la sinapsis, que es aquella función de la célula nerviosa que participa en la transmisión de una señal eléctrica o química a otra célula nerviosa. Se sabe que las placas y, a veces, los ovillos se desarrollan en adultos mayores cognitivamente normales. Estos cambios ocurren con mayor frecuencia y gravedad en personas con enfermedad vascular avanzada, lo que sugiere es que la reducción del flujo sanguíneo a las células cerebrales puede ser relevante en el desarrollo de la EA. Muchos adultos mayores cognitivamente normales no muestran NFT, lo que sugiere que la EA es más que un simple envejecimiento normal del cerebro.

La pérdida de las células cerebrales que producen acetilcolina, un neurotransmisor activo en la transmisión de los impulsos nerviosos fue un hallazgo temprano en la investigación de la EA. Esto condujo al desarrollo de fármacos inhibidores de la colinesterasa como el donepezil (Aricept®). Desafortunadamente, estos medicamentos son tratamientos sintomáticos en el mejor de los casos y, a menudo, solo logran un beneficio limitado. Por lo tanto, muchos piensan que la pérdida de estas células cerebrales en particular es un efecto más y no una causa de la EA. En soporte de esa idea está el hallazgo de que la pérdida celular incluye no solo las células colinérgicas sino también otros tipos de células. Otros neurotransmisores como la serotonina también se reducen en la EA.

Sustancias toxicas

Algunos científicos creen que la exposición del cerebro a una influencia nociva es lo que causa la EA. Alguna evidencia, por ejemplo, sugiere un efecto tóxico del aluminio en el cerebro, aunque un vínculo real con la EA permanece bajo investigación y es controvertido.

Infecciones

Numerosos investigadores han examinado las teorías infecciosas de la transmisión de la enfermedad de Alzheimer. Se ha prestado especial atención al virus del herpes simple y a una bacteria relacionada con la inflamación de las encías, Porphyromas gingivalis. Esta teoría se está evaluando más en los ensayos clínicos actuales.

Lesión craneal o de la cabeza

Se sabe que la lesión en la cabeza da como resultado la aparición de placas y ovillos, así como síntomas clínicos de deterioro cognitivo. Sin embargo, la EA se desarrolla en muchas personas que no han sufrido lesiones en la cabeza. La lesión en la cabeza, por lo tanto, no puede ser un paso necesario en el desarrollo de la EA.

El sistema inmunitario y la inflamación

Otras teorías de la EA cuestionan si un sistema inmunitario descontrolado o si una reacción inflamatoria equivocada podría ser significativa. Estas teorías continúan siendo exploradas.

¿Es algo que comí (o no comí)?

¿Qué de la nutrición? Hemos visto informes recientes que vinculan la prolongación de salud cognitiva con la adherencia a dietas saludables para el cerebro, como las llamadas dietas de estilo mediterráneo, que enfatizan las frutas y verduras frescas, los frutos secos, las grasas saludables en lugar de las saturadas y la fibra.2 La conexión entre las dietas altas en grasas saturadas y el desarrollo de enfermedades vasculares sugiere una explicación de la influencia de la nutrición en el desarrollo de la EA. La falta de nutrientes específicos como la vitamina B12 o mayor desnutrición comúnmente se observa en personas con EA, pero no está claro si una dieta deficiente es un efecto más y no una causa del deterioro cognitivo.

Resumen de las causas de la enfermedad de Alzheimer

¿Cómo le damos sentido a todas estas diferentes teorías? Un enfoque es ver la EA como una vía final común a la que se llega por muchas rutas diferentes. La EA puede ser un tipo de destrucción cerebral que eventualmente puede ocurrir con el envejecimiento, pero se puede acelerar por:

  • disminución del flujo sanguíneo,
  • acumulación excesiva de proteínas cerebrales anormales,
  • toxinas,
  • daño cerebral,
  • infección,
  • inflamación, o
  • desnutrición.

Si este es el caso, entonces mientras esperamos una cura médica para la EA, debemos tener en cuenta las muchas formas en que se puede promover la salud del cerebro.

Adopte un estilo de vida más saludable para el cerebro

El manejo de las enfermedades médicas es fundamental. Asegúrese de controlar la diabetes, las enfermedades cardíacas, la presión arterial alta, los niveles de lípidos (grasas) en sangre, la apnea del sueño y otras afecciones que interfieren con la circulación adecuada de la sangre, que transporta oxígeno y nutrientes al cerebro. Pregúntele a su médico de atención primaria con qué frecuencia debe hacerse un chequeo médico. El ejercicio aeróbico puede ser la recomendación más importante para un estilo de vida saludable para el cerebro. El ejercicio adecuado mejora el flujo sanguíneo, el metabolismo energético, el control del colesterol y la regulación del sistema inmunitario. El ejercicio también mejora la sensibilidad a la insulina y reduce la presión arterial. Treinta minutos de ejercicio aeróbico moderado 5 días a la semana o ejercicio más vigoroso durante 20 minutos tres días a la semana parece un objetivo razonable, pero pocos adultos mayores (o más jóvenes) son los que cumplen con ese requisito. La dieta es otro componente importante de la prevención de la EA. Como se señaló anteriormente, las llamadas dietas mediterráneas enfatizan las frutas y verduras frescas, las grasas saludables en lugar de las saturadas y mucha fibra. El jurado aún está deliberando sobre las ventajas de los alimentos antiinflamatorios y antioxidantes como los ácidos grasos omega-3, el chocolate amargo, el té verde y la curcumina, entre otros. El valor de los "juegos mentales" se sigue debatiendo con respecto a la prevención del Alzheimer, pero no hay duda de que una mente activa, con un sentido de propósito y conexiones sociales significativas, contribuye a un cerebro más sano. El manejo adecuado del estrés y el sueño reparador también juegan un papel importante en la preservación del estado físico y saludable del cerebro.

Acerca del Autor

dr._james_ellison_new

James M. Ellison, MD, MPH

Centro Swank para el cuidado de la memoria y la consulta geriátrica, ChristianaCare

El Dr. James Ellison recibió su título de médico de UCSF en 1978 y su formación en psiquiatría en el Hospital General de Massachusetts (1979-1982).


Disponible solo en inglés

Donar para las investigaciones del Alzheimer

Su donación puede ayudar a los tratamientos y curas para el Alzheimer. Además, financia las investigaciones más recientes y ayuda a proporcionar información valiosa a las familias que viven con esta enfermedad.

I would like to donate

Mantente en Contacto

Reciba historias inspiradoras y actualizaciones sobre el Alzheimer