Publication

Entendiendo la Enfermedad de Alzheimer: No Es Simple Olvido

La enfermedad de Alzheimer afecta la memoria, pero implica mucho más que simple olvido. Es un trastorno progresivo, degenerativo e incurable del cerebro que termina en la muerte. Todavía no entendemos por qué algunas personas desarrollan esta enfermedad devastadora. La enfermedad de Alzheimer es la sexta causa principal de muerte en los Estados Unidos. Actualmente más de 5 millones de estadounidenses padecen esta condición y los expertos estiman que solo en este año se le diagnosticará la enfermedad de Alzheimer a 500 000 personas más. 

Las etapas de la enfermedad de Alzheimer 

Por lo general la enfermedad de Alzheimer avanza gradualmente. La enfermedad tiene un curso de desarrollo de entre dos a veinte años, con un promedio de duración de siete años. 

Es muy difícil diagnosticar la enfermedad de Alzheimer. Si sospecha que usted o algún conocido padece esta enfermedad, el primer paso es visitar a su médico para someterse a un examen médico completo. 

La enfermedad de Alzheimer no afecta a todos los pacientes de la misma manera. Las siguientes etapas representan el curso general de esta enfermedad. 

Fase preclínica o pre-sintomática: 

Las condiciones físicas vinculadas a la enfermedad de Alzheimer existen en el cuerpo de una persona mucho antes de que los síntomas sean evidentes. Actualmente, esta fase solo se define en el campo de investigación, no como un diagnóstico clínico. 

Deterioro cognitivo leve (DCL) debido a la enfermedad de Alzheimer o efecto prodrómico (malestar que precede a la enfermedad) 

Los individuos con DCL tienen problemas de memoria persistentes (por ejemplo, dificultad para recordar nombres y mantener conversaciones), pero son capaces de realizar actividades rutinarias sin necesidad de más ayuda que la normal. El DCL, a menudo, conduce a la enfermedad de Alzheimer. No obstante, todos los que experimentan alguna forma de demencia pasan por un período de DCL, no necesariamente todos los pacientes que presentan DCL desarrollarán la enfermedad de Alzheimer. Un profesional de la salud puede dar un diagnóstico clínico y oficial de DCL. 

Demencia debida a la enfermedad de Alzheimer: 

Leve (etapa 1) 

Al principio de la enfermedad, los pacientes con Alzheimer tienden a presentar cambios leves de pérdida de memoria y de su estado de ánimo y son lentos para aprender y reaccionar. Comienzan a alejarse de cualquier cosa nueva y prefieren lo que les es familiar. Los pacientes pueden todavía realizar tareas básicas en forma independiente, pero tal vez necesiten ayuda para realizar actividades más complicadas. Su lenguaje y su comprensión se vuelven más lentos y a menudo, pierden el hilo del pensamiento. También pueden perderse mientras viajan u olvidarse de pagar las cuentas. A medida que se dan cuenta de esta pérdida de control, pueden deprimirse y tornarse miedosos, irritables e inquietos. 

Moderada (etapa 2) 

Eventualmente, la persona que padece esta enfermedad comienza a quedar incapacitada debido a ella. Puede recordar el pasado distante y, a la vez, tener dificultad para recordar hechos recientes. A medida que avanza la enfermedad de Alzheimer afecta la capacidad de la persona para comprender dónde se encuentra, las fechas y la hora. Los cuidadores deben dar instrucciones claras y repetirlas con frecuencia. Como la memoria del paciente sigue deteriorándose, puede comenzar a inventar palabras y a no reconocer rostros familiares. 

Grave (etapa 3) 

Durante la etapa final, los pacientes se vuelven cada vez menos receptivos. La memoria es ahora muy deficiente y el paciente no reconoce a nadie. Los pacientes pierden el control de los esfínteres y eventualmente, necesitan atención constante. Los pacientes pierden la capacidad de masticar e ingerir alimentos y se vuelven más vulnerables a la neumonía, las infecciones y otras enfermedades. Los problemas respiratorios empeoran, especialmente cuando el paciente queda postrado en cama. Esta etapa terminal eventualmente, lleva a un estado de coma y a la muerte. 

Datos esenciales sobre la enfermedad de Alzheimer 

El misterio de la enfermedad de Alzheimer 

Aún se desconoce por qué la enfermedad de Alzheimer afecta a unas personas y a otras no. Los investigadores en todo el mundo siguen buscando sus causas, como también formas de prevenirla, diagnosticarla y tratarla. 

Uno de los enfoques de la investigación se concentra en una proteína amiloidea llamada beta, que, al parecer, se procesa anormalmente en el cerebro de las personas con la enfermedad de Alzheimer. Esto puede llevar a la acumulación de placas beta-amiloideas en el tejido nervioso moribundo del cerebro. Estas placas se encuentran también en los cerebros exentos de la enfermedad, pero existen en un número mucho mayor en los cerebros afectados por Alzheimer. Todavía se necesita descubrir qué es lo que desencadena esta anormalidad en la formación de placas beta-amiloideas en la enfermedad de Alzheimer. 

Tratamiento de esta enfermedad 

Los médicos aún no han podido detener la progresión de la enfermedad de Alzheimer ni revertir el daño en el cerebro del paciente. Los cuidadores sólo pueden ayudar para que los últimos meses o años de vida del paciente sean más tranquilos y placenteros. 

El mejor enfoque consiste en tratar algunos de los síntomas de la demencia, como la deambulación, problemas para dormir y las alucinaciones. Existen medicamentos disponibles para ayudar con estos problemas. En la actualidad también hay una serie de medicamentos que pueden ayudar a que el deterioro cognitivo sea más lento, pero no curan la enfermedad. Se puede lograr que los pacientes estén más cómodos y la familia puede mejorar la atención al paciente. 

Factores hereditarios 

Hay dos tipos básicos de la enfermedad de Alzheimer: familiar (inicio temprano) y de inicio tardío. 

La enfermedad de Alzheimer familiar (EAF) es una forma rara de la enfermedad que afecta a menos del 5 por ciento de los pacientes que la padecen. Todos los casos de EAF son de inicio temprano, lo que significa que la enfermedad se desarrolla antes de los 60 años. La EAF es el resultado de mutaciones en uno o más de por lo menos tres genes. Si sólo uno de estos genes mutados fuera heredado de un padre, sus hijos casi siempre desarrollarán la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano. 

La mayoría de los casos de la enfermedad de Alzheimer son de inicio tardío, después de los 60 años. El Alzheimer de inicio tardío no tiene una causa conocida y no exhibe un patrón hereditario evidente. Aunque no se ha identificado un gen específico como causa del tipo de inicio tardío, los factores genéticos parecen jugar un papel en su aparición y desarrollo. 

No es senilidad 

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad y no deberá confundirse con “senilidad” o vejez. Algunos de los síntomas tempranos de la enfermedad, como olvidarse de las cosas, son propios de la vejez. Sin embargo, la pérdida de memoria ocasionada por la enfermedad de Alzheimer es mucho más grave y progresiva. 

Eventualmente, la enfermedad de Alzheimer destruye no sólo el recuerdo de los detalles de un evento, sino también el recuerdo entero del hecho mismo.  

Una enfermedad degenerativa del cerebro 

Aunque los síntomas psiquiátricos constituyen una parte significativa de la enfermedad, el Alzheimer es una condición médica degenerativa del cerebro y no un trastorno mental. Esta enfermedad produce la pérdida de la capacidad intelectual y cambios en la personalidad que son suficientemente graves como para interferir con el funcionamiento social y ocupacional. 

Cuidado de un paciente de Alzheimer 

El cuidado de los pacientes con la enfermedad de Alzheimer en el hogar puede ayudarlos a adaptarse a la pérdida de sus capacidades mentales y físicas. En la actualidad, aproximadamente el 70 % de las personas con Alzheimer y otras demencias son atendidos en sus casas. Es importante que los cuidadores se familiaricen con la enfermedad de Alzheimer y comprendan lo que enfrentarán emocional y económicamente. 

A medida que avanza la enfermedad, los pacientes eventualmente requieren cuidado las veinticuatro horas del día. Los recursos comunitarios, como los grupos de apoyo, los centros de cuidado diurno para adultos, los centros de cuidado intermitente (corto plazo) y los hogares geriátricos pueden ser una gran fuente de información y ayuda para enfrentar el presente y planificar para el futuro. 

No todas las familias cuentan con los recursos para cuidar debidamente a un ser amado en la casa. Eventualmente, algunos tienen que recurrir a ayuda externa para el cuidado, cuando la enfermedad llega a las etapas finales. 

El cuidado en los centros geriátricos o instalaciones de vida asistida puede ser otra alternativa para los pacientes con la enfermedad de Alzheimer pero este tipo de cuidado en general puede ser muy costoso. Por esta razón, las familias deben conocer y tener en cuenta el seguro de cuidado a largo plazo en su planificación financiera. Las familias también deben visitar los centros y sus instalaciones para determinar la calidad de la atención y su capacidad para satisfacer las necesidades especiales de los pacientes con Alzheimer.

El cuidador 

El cuidado de un paciente con la enfermedad de Alzheimer es física y emocionalmente agotador. A medida que avanza la enfermedad, los pacientes necesitan cuidado las 24 horas del día. Planear un cuidado intermitente o de corto plazo permite que los cuidadores principales tengan tiempo para ellos mismos, lo cual es necesario para mantener el bienestar emocional y físico. 

En el folleto gratuito, Atención para el Cuidador encontrará más sugerencias para sobrellevar los desafíos de esta enfermedad. Más adelante, encontrará la información necesaria para solicitar o descargar este folleto. 

Cómo obtener ayuda 

Si un ser amado suyo tiene la enfermedad de Alzheimer, el primer paso es hablar con el médico que hizo el diagnóstico. El médico debe ser capaz de referirlo a los grupos de apoyo de la comunidad, los servicios sociales, los centros de atención a largo plazo, los servicios de cuidados temporales y a otros recursos. 

Alzheimer’s Disease Research (la investigación sobre la enfermedad de Alzheimer), es un programa de BrightFocus Foundation que ofrece una variedad de folletos y panfletos educativos sobre la enfermedad de Alzheimer los cuales permiten al paciente y al cuidador tener una comprensión básica de la enfermedad y obtener información detallada sobre dónde acudir para obtener ayuda para tratar con la enfermedad de Alzheimer. Estas publicaciones se pueden solicitar llamando al teléfono 1-855-345-6237 o visitando nuestra página web www.brightfocus.org/espanol

Su agencia estatal sobre el envejecimiento es otro recurso excelente. La agencia podrá brindarle información específica sobre los servicios en su área y conectarle con una agencia local sobre el envejecimiento si hay alguna en su comunidad. Busque la oficina más cercana en la guía telefónica o mediante la búsqueda en línea por estado y localidad.

BrightFocus está a la vanguardia de la salud cerebral y ocular, el avance de la investigación catalítica en todo el mundo y de promover una mejor salud a través de nuestros tres programas:

Alzheimer’s Disease Research: Investigación sobre la Enfermedad de Alzheimer
Macular Degeneration Research: Investigación sobre la Degeneración Macular
National Glaucoma Research: Investigación Nacional sobre el Glaucoma

This content was first posted on: June 1, 2015

The information provided in this section is a public service of BrightFocus Foundation, and should not in any way substitute for the advice of a qualified healthcare professional, and is not intended to constitute medical advice. Although we take efforts to keep the medical information on our website updated, we cannot guarantee that the information on our website reflects the most up-to-date research. Please consult your physician for personalized medical advice; all medications and supplements should only be taken under medical supervision. BrightFocus Foundation does not endorse any medical product or therapy.

Some of the content in this section is adapted from other sources, which are clearly identified within each individual item of information.

Don't miss out.
Receive research updates, inspiring stories, and expert advice
Keep me informed about: *
Please select at least one.
You must select at least one disease category.
Please enter your first name.
Please enter your last name.