Condiciones Médicas que Pueden Simular la Demencia

James M. Ellison M.D., M.P.H.

Conozca los trastornos médicos que pueden interferir con la cognición y simular demencia.

A pesar de que era un médico interno desvelado de sueño y sin experiencia, hace varias décadas, yo sabía que algo andaba mal cuando me pidieron evaluar la señora M, una mujer bien entrada en sus 90  años quien fue admitida para el cuidado de "demencia". Ella tenía la reputación de tener agudeza mental aun hasta la semana anterior. Después de la cirugía para tratar sus cataratas, que en aquellos días significaba un período con los ojos vendados y reposo en cama, su comportamiento cambió de forma rápida y dramáticamente. Su personalidad encantadora se volvió irritable y furiosa. Su lenguaje se hizo abusivo. Ella rasguño a un cuidador en el centro geriátrico, quien estaba tratando de ayudarla a vestir.

En mi opinión parecía muy probable que el cambio repentino en el comportamiento de la señora M tenía más que ver con su cirugía que con una condición neurológica progresiva.

Una condición que puede engañar a los médicos incluso con experiencia

De hecho, la señora M sufría de delirio, en aquel tiempo llamado síndrome orgánico cerebral agudo que provoca rápidos y cambiantes estados mentales, además causa confusión y cambios en el comportamiento. Ella volvió a su estado cognitivo saludable anterior muy rápidamente después que le quitaron esos parches de sus ojos y así continuó su recuperación post-operatoria.

La lección que aprendí de su recuperación es que el delirio puede engañar incluso a los médicos experimentados en diagnosticar la demencia, que ahora se llama trastorno neurocognitivo mayor (y que abreviaré así MaND). El delirio tiene en común con MaND las características de la confusión, desorientación y pérdida de memoria.

El delirio es muy diferente, aunque, de otras maneras. Puede sobrevenir rápidamente, a menudo después de un evento médico o quirúrgico o una combinación tóxica de medicamentos. Viene acompañado de un desplazamiento de lucidez mental, produciendo momentos alternos de somnolencia y agitación. El delirio está más a menudo asociado con alucinaciones visuales o delirios psicóticos que el mismo MaND. Y, lo más importante, el delirio a menudo puede revertirse una vez que se encuentra y se trata la causa.

Sus causas son múltiples e incluyen la infección, trastornos metabólicos, reacciones a medicamentos tóxicos, el síndrome de abstinencia de alcohol, y los efectos de lesiones en la cabeza, sólo por mencionar  unos pocos.

El delirio es sólo uno de una larga lista de condiciones médicas reversibles o parcialmente reversibles que pueden simular MaND y confundir a los médicos al asignar un diagnóstico equivocado. Cuando la afección del paciente se clasifica incorrectamente, algunas cosas terribles comienzan a suceder. Por ejemplo; la búsqueda de condiciones tratables se puede suspender antes de tiempo. La desesperación puede reinar. El medicamento equivocado podría ser prescrito. La oportunidad de mejorar la salud y calidad de vida del paciente puede perderse, tal vez para siempre.

Lo que hace esto especialmente trágico es que distinguir el delirio de la MaND no suele ser demasiado difícil y solo se requiere una atención cuidadosa del historial médico, los síntomas, la valoración de los  exámenes físico y mental, y los resultados de las pruebas comunes de laboratorio.

Voy a mencionar algunos de los muchos trastornos médicos que pueden interferir con la cognición y simular MaND. Dejaré de lado el tema de los medicamentos que interfieren con la cognición para otro artículo. Los sistemas y órganos del cuerpo son interdependientes entre sí que no le sorprenderá saber que muchos tipos diferentes de trastornos pueden presentar alteraciones reales o aparentes de la memoria.

Trauma de la cabeza

Ubicándose en la parte más alta del cuerpo, la lesión en la cabeza “encabeza” la lista de riesgo de trauma en el cerebro. Una caída, incluso una que parece menos grave, puede ser seguida por problemas cognitivos significativos. Cuando esto es debido a un trauma craneal, los síntomas suelen mejorar con el tiempo y atención médica complementaria. Una hemorragia post-traumática limitada dentro del cráneo puede interferir con el funcionamiento cognitivo resultando en una acumulación de sangre llamada hematoma subdural.

Hidrocefalia de presión normal

Otra condición que puede crear el deterioro cognitivo es la hidrocefalia de presión normal (NPH), un trastorno en el que el líquido cefalorraquídeo se acumula en los ventrículos (cavidades) del cerebro e interfiere con el proceso mental, la memoria, el caminar, y el control de la micción.

Problemas con la visión y la audición

Las limitaciones sensoriales, también, pueden crear un cuadro similar al deterioro cognitivo que empeora a medida que la persona afectada se aísla cada vez más como resultado de problemas auditivos o visuales.

Enfermedades del corazón y los pulmones

El corazón y los pulmones proporcionan al cerebro con oxígeno y nutrientes que son necesarios para el buen funcionamiento. La edad suele ir acompañada de enfermedad vascular (vasos sanguíneos) que interfiere con el gasto cardiaco o la enfermedad pulmonar que interfiere con la entrega de oxígeno al cerebro. Estas enfermedades subyacentes pueden causar MaND, como también se conoce comúnmente por demencia vascular (que a veces puede ocurrir junto con la demencia relacionada con el Alzheimer). También pueden afectar la agudeza mental, la memoria y la función ejecutiva.

Enfermedades del hígado y los riñones

Las enfermedades del riñón o del hígado pueden resultar en una acumulación de residuos metabólicos tóxicos en la sangre, causando embotamiento a la mente o el envenenamiento de la actividad mental y, a veces resulta en MaND.

La alteración hormonal

Los trastornos de los órganos endocrinos, responsables de la producción de hormonas que son transportadas a través del torrente sanguíneo con el fin de controlar muchas actividades metabólicas, son causas adicionales de los síntomas MaND. Un exceso o deficiencia de la hormona tiroidea interfiere con la agudeza mental. Las alteraciones en los efectos reguladores de la insulina, una característica de la diabetes mellitus, deteriora la cognición, junto con otras funciones corporales.

Infecciones

Algunas infecciones producen un cambio prolongado en el funcionamiento mental que carece de signos claramente vinculados con el delirio. Por ejemplo, la enfermedad de Lyme, sífilis, o VIH, son capaces de simular MaND.

Metales Tóxicos

La toxicidad de metales pesados, también, puede crear cambios más estables que podrían pasar por alto y no ser reconocidos sin pruebas específicas.

Cáncer

Los cánceres de diversos tipos pueden afectar la cognición a través de la destrucción del tejido cerebral, del incremento de la presión intracraneal, o, a veces incluso a través de la producción de productos químicos que viajan desde diversas partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo al cerebro donde crean estragos.

Cómo los médicos pueden realizar un diagnóstico preciso

Afortunadamente, muchas de estas condiciones médicas son tratables y algunas son incluso curables. Una evaluación de MaND siempre debe incluir exámenes para no descartar estas condiciones tratables para que ningún paciente tenga que sufrir innecesariamente por una condición sin tratamiento y debilitante. El examen del estado mental debe arrojar pistas de la presencia de delirio o ciertos trastornos médicos, y a esta prueba se le da seguimiento con un examen físico y pruebas de laboratorio  de sangre y orina.

El hemograma, pruebas de la tiroides, la función renal, enzimas hepáticas, el cribado metabólico, y análisis de orina; son elementos de rutina del estudio y diagnóstico de MaND. Los exámenes de las enfermedades de Lyme o sífilis, la punción lumbar, la prueba de detección de metales pesados, el cultivo de orina, la radiografía de tórax, un EEG, o la neuroimagen con resonancia magnética o PET pueden ser pruebas adecuadas para los pacientes cuyos síntomas sugieren la necesidad de éstos exámenes adicionales, que son más costosos, y a veces más invasivos.

Resumen

La recuperación de la señora M de su delirio, demostró a sus cuidadores que a veces incluso una alteración cognitiva severa se puede tratar eficazmente. Es la labor del internista clínico pensar más allá del diagnóstico de MaND y considerar otras causas posibles de los síntomas, algunos de los cuales pueden ser tratables. Reconocer la simulación médica de MaND abre la puerta al tratamiento, la recuperación y mejor calidad de vida para los pacientes y los que cuidan de ellos.



James M. Ellison M.D., M.P.H.
Swank Endowed Chair in Memory Care and Geriatrics
Christiana Care Health System, Wilmington, DE

Don't miss out.
Receive research updates, inspiring stories, and expert advice
Keep me imformed about: *
Please select at least one.
You must select at least one disease category.
Please enter your first name.
Please enter your last name.