&noscript=1 />

Iridotomía periférica con láser: cirugía para el glaucoma de ángulo estrecho

Yvonne Ou, MD
Universidad de California, San Francisco, UCSF Centro médico

A diagram of the eye showing the process of peripheral laser iridotomy.

Este artículo explora los riesgos y beneficios cuándo se realiza la iridotomía periférica con láser (LPI, por sus siglas en inglés), y qué esperar si se lleva a cabo este procedimiento.

Tipos de cirugía láser para el glaucoma

Existen diferentes tipos de cirugía con láser que se utilizan dependiendo del tipo de glaucoma. Por ejemplo, un tipo de cirugía con láser (trabeculoplastia con láser) se usa con frecuencia en el glaucoma de ángulo abierto cuando los medicamentos no funcionan o tienen poca probabilidad de dar buenos resultados o de producir efectos secundarios muy incomodos. En algunos pacientes, la trabeculoplastia con láser puede ser el primer modo de terapia si los colirios o gotas para los ojos no son prácticos o tal vez se usen inadecuadamente.

Por otro lado, en el glaucoma de ángulo cerrado o en pacientes con riesgo de esta afección, otro tipo de cirugía con láser (iridotomía con láser) es el método preferido de tratamiento desde el principio.

Diagnóstico de glaucoma de ángulo estrecho

Se utiliza un lente espejado especial en un procedimiento llamado "gonioscopia", su oftalmólogo puede verificar la condición del sistema de drenaje de sus ojos. Cuando el ángulo está abierto, su oftalmólogo puede ver la mayoría, si no todo, su sistema de drenaje. Por otro lado, cuando el ángulo es estrecho, su oftalmólogo solo puede ver porciones del ángulo de drenaje, y en el caso del glaucoma agudo de ángulo cerrado, no es observable el ángulo de drenaje. La gonioscopía es la forma más común con la cual su oftalmólogo detectará que usted tiene ángulos estrechos, haciendo posible que le diagnostiquen los “indicios” de glaucoma primario de ángulo cerrado.

¿Qué causa los ángulos estrechos?

Es posible tener ángulos estrechos debido a ciertas condiciones anatómicas, como tener un ojo más corto que la persona promedio, ser hipermétrope (hipermetropía) o por tener una catarata en crecimiento que gradualmente y con el pasar del tiempo reduce el ángulo. También puede tener un ángulo cerrado debido a afecciones inflamatorias, como uveítis, o afecciones vasculares, como la diabetes, que gradualmente causa lo que se denomina glaucoma "secundario de ángulo cerrado" a medida que avanza el tiempo.

Video: ¿Qué son los ángulos estrechos?

View Video

Ver transcripción del video (disponible solo en inglés)

Glaucoma agudo de ángulo cerrado: una emergencia médica

Si usted es un paciente con "probabilidad" de tener glaucoma primario de ángulo cerrado, puede estar en riesgo de tener una afección potencialmente muy grave llamada glaucoma agudo de ángulo cerrado. A menudo, estos ataques agudos de ángulo cerrado tienen lugar cuando la pupila se dilata, por ejemplo, durante una película en una sala oscura de cine. En esta situación, la presión puede acumularse lentamente en la parte posterior del ojo debido a la estrechez del ángulo (cuando la pupila se dilata, las estructuras de drenaje pueden obstruirse parcialmente en alguien que tenga ángulos estrechos). Esta acumulación de la presión aumenta gradualmente y empuja el iris hacia el frente y causa que el ángulo se reduzca aún más, bloqueando la mayor parte o todo el drenaje de fluido del ojo. Cuando esto sucede, la presión del ojo aumenta dramáticamente. La córnea puede nublarse debido al incremento de la presión, el ojo puede enrojecerse notablemente y la visión disminuirá. El aumento de la presión ocular también puede causar dolor, algunas veces es tan intenso que produce náuseas y vómitos. Finalmente, existe un daño irreversible al nervio óptico, la parte del ojo que transmite información visual y lumínica al cerebro.

Tratamiento para el glaucoma agudo de ángulo cerrado

El tratamiento consiste en reducir la presión ocular utilizando colirios o gotas para los ojos y potencialmente medicamentos orales, pero definitivamente, el tratamiento a seguir en el momento de un ataque de glaucoma es realizar una iridotomía con láser. En este procedimiento, se hace un pequeño orificio en el iris para permitir que el iris se distancie o aisle del área de drenaje en el interior del ojo. Piense de este orificio como una válvula de "escape", de modo que la presión en la parte frontal del ojo iguale la presión en la parte posterior del ojo.

Video: ¿Qué es el glaucoma agudo de ángulo cerrado?

View Video

Ver transcripción del video (disponible solo en inglés)

Iridotomía, medida de prevención para los "probables" pacientes de ángulo cerrado

La iridotomía periférica con láser es el mismo procedimiento que se utiliza de manera preventiva para tratar a aquellas personas que probablemente tengan glaucoma primario de ángulo cerrado, o a pacientes con ángulos estrechos que tienen riesgo de sufrir un ataque de ángulo cerrado. A pesar de que hay algunos criterios que los oftalmólogos siguen para determinar si un paciente con ángulos estrechos tiene un riesgo lo suficientemente alto como para justificar este procedimiento preventivo, no hay forma de predecir si una persona realmente tendrá un ataque de ángulo cerrado si no se le da el tratamiento.

Prevención del glaucoma de ángulo cerrado con la iridotomía

Aunque no todos los pacientes con ángulos estrechos necesariamente desarrollan glaucoma de ángulo cerrado, la iridotomía con láser se realiza con frecuencia como una medida preventiva debido a su riesgo relativamente bajo en comparación con las posibles consecuencias graves del glaucoma de ángulo cerrado. Si una iridotomía se realiza lo suficientemente a tiempo en el proceso puede ser curativa. Sin embargo, algunos pacientes aún requieren colirios o gotas para los ojos o tratamiento complementario con láser. En términos prácticos, la cirugía láser tiene la ventaja de ser un procedimiento ambulatorio en el consultorio con un riesgo muy bajo de complicaciones graves. Finalmente, algunas veces hay otras razones que pueden preferirse a favor de realizar una iridotomía con láser, y esto puede incluir la necesidad de tener exámenes oculares con dilatación en pacientes diabéticos con más frecuencia. La dilatación hace que el iris se aglomere en el ángulo, lo cual puede precipitar un ataque de ángulo cerrado. También hay muchos medicamentos orales que pueden causar dilatación de la pupila u otros cambios dentro del ojo que pueden provocar un ataque de glaucoma de ángulo cerrado.

¿Qué sucede durante la iridotomía periférica con láser?

He aquí lo que puede esperar de su cirugía LPI:

  • Primero, se aplica anestesia en el ojo. Esto se hace usando los mismos tipos de gotas oftálmicas que se usan para medir la presión ocular. También se pueden utilizar algunas gotas preparatorias adicionales.
  • A continuación, el paciente se acomoda frente al láser, que se parece al típico microscopio de exploración.
  • Luego, se coloca un lente de contacto en el ojo temporalmente.
  • El rayo láser está dirigido y "dispara" múltiples puntos específicos en el iris. (La cirugía con láser no es dolorosa, aunque el paciente puede sentir un "piquete sonoro" en el ojo o una sensación leve de un pinchazo ocasional).
  • Una vez finalizada la cirugía de iridotomía periférica con láser, se retiran los lentes de contacto y se enjuaga el ojo. Se podrá aplicar otro tipo de gotas oftálmicas.
  • Su presión ocular se verificará después de 30 a 60 minutos de haber finalizado el procedimiento.
  • Después de su iridotomía con láser, es posible que experimente la visión borrosa, incomodidad leve o la sensación de un cuerpo extraño en el ojo. Estos síntomas generalmente son transitorios y desaparecen en unas pocas horas o en unos cuantos días. También es posible que le puedan administrar algunos medicamentos antiinflamatorios durante algunos días hasta una semana para prevenir cualquier inflamación significativa.

Video: Iridotomía periférica con láser

View Video

Ver transcripción del video (disponible solo en inglés)

Riesgos y beneficios de la iridotomía periférica con láser

¿Es segura la iridotomía con láser?

Es comprensible que debe ser difícil para los pacientes que van donde un oftalmólogo y durante la visita de rutina les informen que tienen ángulos estrechos que requieren un procedimiento con láser. Además, una búsqueda en internet sobre la iridotomía con láser seguramente arrojará algunas historias aterradoras de pacientes con experiencias desagradables. Sin embargo, la iridotomía con láser es un procedimiento muy seguro que previene una afección potencialmente devastadora de la visión.

Sin embargo, es importante entender los riesgos y beneficios de la iridotomía periférica con láser para tomar una decisión informada sobre si conviene someterse al procedimiento. Como se describió anteriormente, el beneficio de este procedimiento es que puede prevenirle un ataque de ángulo cerrado potencialmente devastador. Aunque se desconoce si el riesgo pueda progresar a un ataque de ángulo cerrado; no obstante, el posible resultado es tan impactante que vale la pena considerar el beneficio de la iridotomía periférica con láser.

¿Cuáles son los riesgos?

  • En términos de riesgos, las complicaciones comunes incluyen un poco de sangrado del iris (casi siempre transitorio). Si está tomando un anticoagulante como aspirina, Plavix (clopidigrel), Xarelto (rivaroxaban), Eliquis (apixaban) o Coumadin (warfarina), asegúrese de informar al médico. Dependiendo de la preferencia de su oftalmólogo, puede ser aconsejable suspender el anticoagulante aproximadamente una semana antes del procedimiento. Si se produce sangrado, se puede aplicar algo de presión en el ojo con un lente de contacto y su visión podrá estar un poco borrosa durante unas cuantas horas a un día.
  • Es común experimentar sensibilidad leve a la luz y sensación áspera en la superficie del ojo por 24 a 72 horas después del procedimiento.
  • En raras ocasiones, el paciente puede experimentar la sensación de ver una "imagen fantasmal" o "halo" adicional a través de la pequeña abertura hecha en el iris. Esto puede causar molestia por un tiempo, pero casi todos, de los pocos pacientes que desarrollan esta complicación finalmente se acostumbran y no les incomoda.
  • Finalmente, no es inusual tener una leve elevación de la presión ocular después de abrir el orificio a través del iris, ya que se libera parte del pigmento del iris durante el procedimiento. Por lo tanto, se monitorizará la presión ocular entre 30 y 60 minutos después de la iridotomía, y en casos de elevación leve de la presión ocular, se pueden utilizar gotas oftálmicas para bajar la presión.

Alternativas a la cirugía de iridotomía periférica

Las alternativas a la iridotomía con láser incluyen una iridectomía quirúrgica en la que se realiza una incisión en el ojo para extirpar una parte del iris. La iridectomía quirúrgica tiene riesgos más altos que la iridotomía con láser y rara vez se usa. La otra alternativa es no hacer nada, lo cual conlleva el riesgo de un ataque agudo de glaucoma de ángulo cerrado pudiendo ser difícil de controlar y causar un daño visual serio. También ahora existe evidencia que la extirpación de cualquier catarata mediante una cirugía de extracción de cataratas es un tratamiento apropiado para el glaucoma de ángulo cerrado e incluso para aquellos de quienes se sospecha tienen glaucoma primario de ángulo cerrado.

Recursos:

Información sobre la autora

Yvonne Ou, MD
Universidad de California, San Francisco, UCSF Centro médico

Yvonne Ou, MD, es una oftalmóloga certificada por la junta especializada en glaucoma, que incluye terapias médicas, láser y quirúrgicas; la evaluación y tratamiento de cataratas, incluyendo la combinación de cirugía de cataratas y de glaucoma; cirugía de filtración y cirugía de implantes; y procedimientos más novedosos.

Don't miss out.
Receive research updates, inspiring stories, and expert advice
Please enter your first name.
Please enter your last name.
Keep me informed about: *
Please select at least one.
You must select at least one disease category.