&noscript=1 />

Glaucoma primario de ángulo cerrado: Lo que debe saber

Yvonne Ou, MD
Universidad de California, San Francisco, UCSF Medical Center

Eye Exam - Gonioscopy

Este artículo analiza el glaucoma primario de ángulo cerrado, la segunda forma más común de esta enfermedad ocular. La autora analiza información importante que se debe saber sobre los síntomas, el diagnóstico, las opciones de tratamiento, los factores de riesgo conocidos y aún más.

El glaucoma primario de ángulo cerrado se asocia con el cierre del ángulo de la cámara anterior del ojo, en contraste con la forma más común de glaucoma conocida como glaucoma primario de ángulo abierto. Este ángulo es una estructura importante en el ojo y está presente 360 grados alrededor de la circunferencia del ojo. El ángulo se puede considerar como el ángulo entre el iris y la córnea, aunque eso es una simplificación excesiva.

Sin embargo, en el ángulo se encuentra el sistema de drenaje del ojo, llamado malla trabecular, el cual, si su ángulo está abierto, puede ser visible a su oftalmólogo mediante el uso de una lente espejada especial.

El video a continuación provee una muy buena representación del "ángulo" del ojo.

Video: Glaucoma de ángulo cerrado

View Video


Ver una transcripción del video (Disponible solo en inglés)

Glaucoma de ángulo cerrado: ¿Qué causa que el ángulo de drenaje del ojo se estreche?

En el glaucoma primario de ángulo cerrado, la malla trabecular no es tan visible debido a un "estrechamiento" del ángulo. Hay razones múltiples para este "estrechamiento".

  • Diferencias de presión: Esto incluye una diferencia de presión entre la parte posterior del ojo (cámara posterior) y la parte frontal del ojo (cámara anterior), lo que puede hacer que el iris se pandee o arquee hacia adelante causando un mayor estrechamiento del ángulo.
  • Cambios anatómicos: En pacientes con hipermetropía, el ojo es más corto de lo normal, lo que significa que la parte frontal del ojo está "reducida" y el ángulo tiende a ser más estrecho. Además, el grosor del cuerpo ciliar (la parte del ojo que produce el líquido ocular, llamado humor acuoso), la posición del iris en relación con el cuerpo ciliar, el volumen del iris y la forma, posición y grosor del cristalino, todo esto puede contribuir al estrechamiento del ángulo.

Algunas de estas características anatómicas cambian con la edad, como el grosor del cristalino, que aumenta a medida que envejecemos (formando cataratas). Es por esto, que a veces los pacientes desarrollan un estrechamiento progresivo del ángulo a medida que avanza el tiempo.

En otras situaciones, el cierre del ángulo puede ocurrir de manera aguda, lo que resulta en una crisis aguda de ángulo cerrado. Esta es una situación muy preocupante en la que la presión ocular aumenta rápidamente y la visión puede verse gravemente afectada. Analizaremos esta condición importante más adelante en este artículo.

Cierre en ángulo: algunas definiciones

Primeramente, definiremos algunos términos adicionales. El cierre del ángulo puede o no estar asociado con un aumento de la presión ocular o daño del nervio óptico, y puede ocurrir de forma aguda o crónica. De hecho, si uno tiene evidencia de estrechamiento de ángulo, pero no hay evidencia de aumento de la presión ocular o daño del nervio óptico, su oftalmólogo puede diagnosticarlo como un "candidato probable de ángulo cerrado primario".

Si tiene un estrechamiento del ángulo y presión ocular elevada, pero no tiene daño en el nervio óptico, quizá se le puede diagnosticar un "ángulo cerrado primario".

Finalmente, si tiene estrechamiento del ángulo, presión ocular elevada y daño en el nervio óptico, uste tiene "glaucoma primario de ángulo cerrado".

Glaucoma de ángulo cerrado: factores de riesgo

Independientemente del diagnóstico exacto, los factores de riesgo de glaucoma ángulo primario cerrado pueden incluir:

  • un historial familiar de ángulo cerrado
  • edad avanzada
  • género femenino
  • ancestro asiático.

Otros factores de riesgo relacionados con la anatomía del ojo pueden incluir:

Glaucoma de ángulo cerrado: Síntomas

Algunas veces, tener ángulo cerrado puede que no muestre síntomas, pero otras veces los síntomas son muy obvios (como en una crisis aguda de ángulo cerrado). También puede haber síntomas intermitentes y ocasionales, como visión borrosa, halos alrededor de las luces, dolor ocular, dolor de cabeza, enrojecimiento de los ojos o síntomas que ocurren después de la dilatación ocular. Además, muchos medicamentos con advertencias asociadas al glaucoma se aplican a pacientes con ángulo cerrado primario. Siendo breve, estos pueden incluir descongestionantes de venta libre, medicamentos contra el mareo y cinetosis, y agentes anticolinérgicos, solo por nombrar algunos. Siempre consulte a su oftalmólogo acerca de cualquier advertencia sobre los efectos secundarios del glaucoma si no está seguro.

Diagnóstico de glaucoma de ángulo cerrado

Durante su examen ocular, su oftalmólogo evaluará todas las partes de los ojos como lo haría durante un examen ocular completo, aunque algunas veces no realizará un examen con dilatación de pupila si su oftalmólogo está muy intranquilo de la estrechez de sus ángulos oculares. Además, su médico realizará una gonioscopia, donde se utiliza un espejo especial para observar el ángulo. En algunas ocasiones, se realizará una imagen de la parte frontal del ojo, llamada tomografía de coherencia óptica del segmento anterior, o se realizará una biomicroscopia ultrasónica (un tipo especial de examen ocular con ultrasonido) para determinar más específicamente la anatomía del ángulo.

Tratamiento de glaucoma de ángulo cerrado

Después de su examen ocular, su oftalmólogo analizará las recomendaciones sobre la iridotomía periférica con láser, los medicamentos o la cirugía, lo que se explicará brevemente a continuación.

Crisis aguda de ángulo cerrado

En una crisis aguda de ángulo cerrado, la presión ocular puede aumentar rápidamente a niveles elevados. El paciente puede experimentar síntomas de visión borrosa, halos alrededor de las luces, dolor ocular, dolor de cabeza, náuseas y, hasta la posibilidad de experimentar vómitos. Si no se recibe tratamiento, una crisis aguda de ángulo cerrado puede causar pérdida permanente de la visión o ceguera. Además, el otro ojo está en alto riesgo de tener una crisis similar. Esta es la razón porque la iridotomía periférica con láser se recomienda tanto como tratamiento durante una crisis aguda; como también en el caso de pacientes asintomáticos, pero con glaucoma primario de ángulo cerrado y que están con riesgo de experimentar un ataque agudo de ángulo cerrado.

Una iridotomía con láser (ver video) realiza un orificio pequeño en el iris, el cual actúa como un canal alternativo a través del cual el fluido del ojo puede fluir cuando se bloquea la vía habitual.

Los riesgos de la iridotomía con láser son relativamente bajos, mientras que el daño que puede causar un ataque es relativamente alto y potencialmente permanente. En términos de tratamiento, los pasos iniciales son interrumpir o poner fin a un ataque, lo que se logrará utilizando una combinación de medicamentos para reducir la presión ocular y realizar una iridotomía con láser.

A veces, se recomienda extraer el cristalino (o catarata) en una crisis aguda de ángulo cerrado. Será importante hablar con su oftalmólogo sobre la mejor opción de tratamiento para su caso y cual sea su plan de seguimiento a largo plazo.

Candidatos probables de ángulo cerrado primario

Los candidatos probables de ángulo cerrado primario deben tener una conversación con su oftalmólogo sobre los riesgos y beneficios de la iridotomía con láser, que es un procedimiento diseñado para prevenir una crisis aguda de ángulo cerrado. Si necesita tomar medicamentos que pudiesen aumentar su riesgo de sufrir un ataque o si tiene síntomas que sugieren tener ángulo cerrado intermitente, esto puede hacer que la balanza se incline a este procedimiento preventivo. De lo contrario, a veces puede ser razonable realizar un seguimiento a lo largo del tiempo para observar si el ángulo tiende a hacerse más estrecho.

Ángulo cerrado primario y glaucoma primario de ángulo cerrado

El tratamiento para pacientes con ángulo cerrado primario y glaucoma primario de ángulo cerrado consiste en extirpar una pequeña porción del borde exterior del iris mediante una iridotomía con láser. Los pacientes que tienen una crisis aguda de ángulo cerrado en un ojo pueden recibir tratamiento en el otro ojo como medida preventiva, ya que tienen un mayor riesgo de que ocurra un evento similar en el otro ojo.

Resumen

Para obtener más información sobre por qué una iridotomía ayuda a prevenir o tratar una crisis aguda de ángulo cerrado, consulte un artículo detallado sobre este tema. Independientemente del diagnóstico específico relacionado con el ángulo cerrado primario que reciba, es importante hablar con su oftalmólogo sobre el plan de seguimiento, ya que pueden desarrollarse formas crónicas de la enfermedad y será importante detectar esto lo más antes posible.

Recursos:

(Algunos de los artículos a continuación están disponibles solo en inglés)

Información sobre la autora

Yvonne Ou, MD
Universidad de California, San Francisco, UCSF Centro médico

Yvonne Ou, MD, es una oftalmóloga certificada por la junta especializada en glaucoma, que incluye terapias médicas, láser y quirúrgicas; la evaluación y tratamiento de cataratas, incluyendo la combinación de cirugía de cataratas y de glaucoma; cirugía de filtración y cirugía de implantes; y procedimientos más novedosos.

Don't miss out.
Receive research updates, inspiring stories, and expert advice
Please enter your first name.
Please enter your last name.
Keep me informed about: *
Please select at least one.
You must select at least one disease category.