Cirugía de Filtración Convencional

Métodos de filtración: Trabeculectomía, Shunt acuosa y Trabectome™

Eficaz para: Normalmente, la cirugía de filtración convencional se utiliza como una terapia para el glaucoma después que otras estrategias de tratamiento, como los medicamentos y la cirugía láser, han fracasado. Es más a menudo realizada con el tipo de enfermedad de ángulo abierto. Al decidir sobre una opción de tratamiento, un oftalmólogo tendrá en cuenta los aspectos singulares de cada caso de las personas, incluyendo la gravedad de la enfermedad, la respuesta a la medicación y otros problemas de salud.

Cómo funciona

La trabeculectomía se realiza normalmente con anestesia local. El oftalmólogo (cirujano) corta una capa en la parte blanca del ojo (esclerótica), quita un pedazo de malla trabecular y sutura la capa. Esto crea una nueva apertura (una burbuja de líquido o ampolla en la parte externa del ojo) a través de la cual el líquido (humor acuoso) fluye y entra en el torrente sanguíneo. La cirugía se hace normalmente de forma ambulatoria, pero puede requerir una estancia de una noche en un hospital. Se realiza un ojo a la vez, por lo general de cuatro a seis semanas de separación. Las respuestas a este procedimiento varían. Muchas personas pueden dejar la medicación para el glaucoma después de esta cirugía. Sin embargo, en algunos casos, la presión del ojo puede caer muy bajo y / o la apertura podría sanarse cubriéndose, causando que la presión suba de nuevo. También puede haber cambios continuos del nervio óptico. A veces, una segunda trabeculectomía debe ser llevada a cabo.

Para aquellos que no responden a la trabeculectomía o no son candidatos para este procedimiento, una derivación o desviación del humor acuoso (aqueous shunt) puede ser hecha en el ojo. Este pequeño tubo insertado en la cámara anterior del ojo (entre la córnea y el cristalino), facilita el drenaje de líquido.

El procedimiento quirúrgico mediante un Trabectome se utilizado para el glaucoma de ángulo abierto. Se realiza de forma ambulatoria. Después de adormecer el ojo, un pequeño instrumento crea una pequeña incisión en la córnea, y un trozo de la malla trabecular es eliminado para aumentar el drenaje de líquido. No queda permanente orificio o ampolla en el ojo.

Los efectos secundarios más comunes: Poco después de la trabeculectomía, los pacientes pueden experimentar visión borrosa, hemorragia en el ojo, sumamente baja presión del ojo e infección. Más tarde, puede haber cicatrices, problemas de córnea, inflamación, infección, formación de cataratas y una ligera caída del párpado. Una acumulación de líquido en la parte posterior del ojo puede causar algunas sombras en la visión. La cirugía de Trabectome normalmente no tiene estos efectos secundarios, aunque puede haber algún sangrado en el curso del procedimiento.

Estatus: La trabeculectomía es el procedimiento quirúrgico convencional más frecuente utilizado para el tratamiento del glaucoma. Tiene del 60 al 80 por ciento efectividad en la reducción de la presión del ojo. Algunos médicos creen que la cirugía de Trabectome es menos arriesgada y complicada que otros métodos quirúrgicos de filtración.

La información anterior no debe en modo alguno sustituir el asesoramiento de un profesional cualificado de la salud y no está destinada a constituir el consejo médico. Para más información, póngase en contacto con National Glaucoma Research (Investigación de Glaucoma), un programa de la BrightFocus Foundation, en el 22512 Gateway Center Drive, Clarksburg, Maryland 20871, o llame al 1-800-437-2423.

La información proporcionada en esta sección de nuestro sitio de la red (website) fue obtenido en parte por el National Eye Institute of the National Institutes of Health. (Instituto Nacional de los Ojos de los Institutos Nacionales de Salud).