Recreación y Calidad de Vida

Una combinación de estímulo social, mental y física puede ser la mejor medicina para una vida saludable. Es mas un diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer no debería terminar con actividades placenteras, porque éstas pueden ser modificadas según sea necesario. El ejercicio regular y una dieta nutritiva también son importantes para la salud en general, y pueden ayudarle a usted y a sus seres amados a lidiar mejor con el impacto de esta enfermedad.

Estos son algunos factores que pueden ayudar a mejorar su calidad de vida:

Los beneficios del ejercicio y la recreación

El ejercicio regular y durante toda la vida reduce las posibilidades de desarrollar:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Accidente cerebrovascular, y
  • Enfermedades cardiovasculares

Cada una de estas condiciones anteriores puede estar asociada con un mayor riesgo de la enfermedad de Alzheimer.

El ejercicio también beneficia al cerebro, incrementando la circulación sanguínea mediante la actividad física regular. Igualmente mejora la condición física y mental en general. El ejercicio puede tener un impacto positivo en la salud emocional, liberando el estrés y promoviendo el bienestar personal, además reduce los incidentes de agitación o deambulación.

Cómo disfrutar de la actividad física

Idealmente, se recomienda una combinación de ejercicio aeróbico, entrenamiento de resistencia muscular y una actividad para aumentar la flexibilidad, para promover la salud en general.

La capacidad de la persona con Alzheimer para disfrutar de actividades recreativas dependerá en gran parte de la etapa de la enfermedad. Alguien en las primeras etapas de esta condición; y que antes del diagnóstico disfrutó de trotar, caminar, nadar, o jugar baloncesto; podría estar capacitado de continuar con estas actividades, con algunas adaptaciones.

Otros a lo largo de la progresión de la enfermedad pueden disfrutar de actividades livianas con ciertas modificaciones, tales como:

  • Tener un acompañante para dar paseos
  • Tomar clases de ejercicio aeróbico en un centro para adultos mayores o en una piscina local
  • Realizar jardinería ligera
  • Jugar deportes modificados con otras personas.

A medida que se deteriora la condición del individuo, todavía vale la pena salir y tener actividad física, para mantener el tono muscular y fortaleza del cuerpo y elevar el estado de ánimo. El individuo podría beneficiarse de sesiones con un fisioterapeuta, también de ejercicio liviano o clases de baile en un centro local o piscina para adultos mayores, o paseos con grupos de observadores de aves.

Las personas que se especializan en ejercicios para adultos mayores y personas con discapacidades también pueden ayudar para adaptar las actividades del paciente de Alzheimer. Para las personas con baja motilidad o problemas de equilibrio debido a su enfermedad, ejercicios o clases de yoga para personas que necesitan sentarse en sillas convencionales o sillas de ruedas puede ser agradable y beneficioso. Los miembros de la familia pueden investigar sobre las clases en centros locales para adultos mayores o centros de cuidado diurno para adultos, o pensiones para jubilados o en comunidades de vida asistida.

Ejercicios mentales y actividades terapéuticas

La evidencia preliminar sugiere que el permanecer mentalmente activo puede estar asociado con la preservación de la función cognitiva. Desarrollar estas reservas a través de actividades estimulantes es un proceso que dura toda la vida. Algunos ejemplos de actividades estimulantes puede incluir:

  • Leer libros desafiantes o estimulantes
  • Aprender un instrumento musical
  • Estudiar un nuevo idioma
  • Crear o hacer arte
  • Jugar ajedrez.

Para la persona con Alzheimer, las actividades agradables que identifican sus intereses, talentos y fortalezas pueden reducir el estrés o la agitación y mejorar la calidad de vida. Los pasatiempos favoritos, que pueden ayudar a mantener el contacto social con amigos y familiares, podrían ser:

  • Juegos de mesa y cartas
  • Crucigramas
  • Juegos de palabras
  • Jugar videojuegos o usar la computadora para recreación o educación.

A medida que avanza la enfermedad de Alzheimer, es posible que el individuo ya no sea capaz de continuar las actividades en el mismo nivel y con la alegría que tenía en el pasado. Pero aquellas cosas que le interesaban en el pasado pueden ser pistas para aquello que la persona con Alzheimer podría disfrutar ahora.

Por ejemplo, si a la persona le gustaba tocar un instrumento musical pero no puede hacerlo ahora, quizás disfrutaría escuchar el tipo de música que siempre le gustaba, o podría beneficiarse de la musicoterapia, donde terapeutas o músicos ayudan a los participantes a celebrar con música.

Otras actividades útiles o agradables pueden incluir:

  • Observar o avistar aves
  • Participar en juegos o proyectos supervisados en centros diurnos para adultos mayores
  • Realizar jardinería ligera
  • Formar parte de un grupo de apoyo
  • Mirar fotografías de la familia o videos
  • Hacer artesanías
  • Practicar meditación o programas de relajación
  • Ir con otros al zoológico, o dar un recorrido o paseo recreativo
  • Implementar terapia con mascotas

El objetivo: construir un nivel de actividad cómodo y atractivo para que el individuo mantenga la estimulación física, mental y social tanto como sea posible.

Consuma una dieta bien balanceada

Una dieta variada y nutritiva puede ayudar a prevenir enfermedades, que se cree puede aumentar el riesgo de padecer el Alzheimer—condiciones como diabetes y enfermedades cardiovasculares. Si usted tiene Alzheimer, los alimentos nutritivos pueden mejorar sus niveles de energía para las actividades diarias.

Consumir una dieta saludable puede incluir:

  • Frutas y verduras, tales como:
    • Espinaca
    • Brócoli
    • Bayas
    • Tomates
    • Zanahorias

Asegúrese de que las frutas y verduras ricas en antioxidantes (incluyendo las vitaminas C y E y beta-caroteno) sean parte de su dieta.

  • Legumbres, tales como:
    • Frijoles
    • Arvejas
    • chícharos
    • guisantes
  • Alimentos altos en ácidos grasos omega-3, tales como:
    • pescado: atún y salmon
    • nueces y semillas,
    • aceites: canola y aceite de oliva
  • Granos integrales

Las dietas deben tener un bajo contenido en grasas saturadas y azúcares agregadas. También es una buena idea mantener bocadillos saludables a la mano para ayudarle a mantener un peso saludable.


Don't miss out.
Receive research updates, inspiring stories, and expert advice
Keep me imformed about: *
Please select at least one.
You must select at least one disease category.
Please enter your first name.
Please enter your last name.