Factores de Riesgo y Prevención

Si bien no existe una cura para la enfermedad de Alzheimer, la investigación muestra que la edad y la genética son factores de riesgo conocidos. Conozca más sobre qué opciones puede tomar para ayudarle a prevenir esta enfermedad.

Factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer

Aunque nadie sabe con certeza qué causa la enfermedad de Alzheimer, los científicos han identificado dos factores de riesgo conocidos: la edad y la genética.

Edad

La probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer aumenta a medida que envejece. Se estima que el 5 por ciento de los estadounidenses entre las edades de 65 y 74 tienen Alzheimer, pero esta cifra se dispara a casi el 50 por ciento si es mayor de 85 años. La mayoría de los pacientes de Alzheimer en los Estados Unidos tienen el Alzheimer de inicio tardío, que normalmente se desarrolla después de los 60 años.

Genética

La investigación realizada indica que la enfermedad de Alzheimer de inicio tardío no se hereda. Los científicos no han encontrado una mutación genética específica que cause esta forma, pero ha habido casos de inicio tardío dentro de una misma familia. Esa es una razón porqué los científicos continúan estudiando cómo los genes pueden afectar esta forma de la enfermedad.

Una forma poco común de la enfermedad de Alzheimer que afecta a pacientes más jóvenes se la  conoce como de inicio temprano. Ocurre en no más del 5 por ciento de los casos y tiende a desarrollarse antes de la edad de 60 años. Los estudios indican que en la mayoría de los casos se encuentra en una misma familia. Esta forma hereditaria de inicio temprano se le conoce como enfermedad de Alzheimer familiar (EAF).

Más información sobre la enfermedad de Alzheimer familiar (EAF)

La EAF es el resultado de una serie de diferentes mutaciones genéticas en ciertos cromosomas (estos son: 1, 14 y 21). Si uno de los padres es portador incluso de una sola mutación genética de EAF, sus hijos tienen una probabilidad del 50/50 de heredar esa mutación. Si se hereda la mutación, es casi seguro que el niño desarrolle EAF.

Lea nuestra sección Preguntas y Respuestas para conocer más acerca de cómo los genes desempeñan su función.

Prevención de la enfermedad de Alzheimer

En la actualidad, no existe una forma comprobada de prevenir la enfermedad de Alzheimer. Pero hay investigaciones que sugieren que incorporar ciertas opciones de estilo de vida saludable podría ayudar a mejorar su calidad de vida.

Consuma una dieta saludable

Los investigadores están tratando de entender si la forma en que comemos y qué tipos de alimentos comemos disminuye el riesgo de desarrollar Alzheimer. Consumir una dieta rica en granos enteros, frutas, verduras y pescado, y baja en azúcar y grasa -como la dieta mediterránea- puede reducir la incidencia de muchas enfermedades crónicas como las enfermedades cardíacas y la diabetes tipo 2.

¿Podrá esto también proteger contra la enfermedad de Alzheimer? Deberán realizarse grandes ensayos clínicos en seres humanos. Mientras que los científicos prosiguen en la búsqueda de más evidencia, usted puede descubrir que ingerir una buena alimentación aumenta su bienestar de salud general.

Ejercite su cuerpo y mente

El ejercicio físico es una parte importante de un estilo de vida saludable, y algunos estudios indican que puede mejorar la agilidad cognitiva. Para un paciente de Alzheimer, el ejercicio también puede ayudar a mantener la fortaleza muscular, disminuir la fragilidad y mejorar el estado de ánimo.

Algunas investigaciones indican que "ejercitar nuestro cerebro", mediante  actividades como la lectura, el aprendizaje de un instrumento musical o jugar ajedrez; puede ayudar a proteger las personas del deterioro cognitivo más tarde en la vida. Nuevamente, se requerirán ensayos clínicos rigurosos para demostrar que esto es cierto. Mientras tanto, el aprendizaje de nuevas habilidades y actividades, como mínimo, puede enriquecer su vida. Conozca más sobre la vida saludable con la enfermedad de Alzheimer.

Disminuya el riesgo de traumatismo craneal

Estamos aprendiendo de las personas que han sido lesionadas con traumatismo en la cabeza durante tareas militares o actividades deportivas que quizás puede estar asociado con Alzheimer. Su riesgo aumenta si la lesión implicó la pérdida de consciencia, o si ha tenido múltiples lesiones en la cabeza por la práctica de  deportes de contacto. Este descubrimiento está impulsando los esfuerzos de la salud pública para mejorar la calidad de los cascos de protección, y reducir las tasas de lesiones en la cabeza, en ciertos deportes.

Aprenda algunos consejos útiles que pueden disminuir su riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.


Don't miss out.
Receive research updates, inspiring stories, and expert advice
Keep me imformed about: *
Please select at least one.
You must select at least one disease category.
Please enter your first name.
Please enter your last name.