Diagnosticando la Enfermedad de Alzheimer

La demencia es un deterioro progresivo de la función intelectual, debido a la muerte de las células cerebrales. La demencia puede ser causada por condiciones médicas tales como hipotiroidismo o un derrame cerebral, la toxicidad de una medicina o una lesión cerebral. Algunas condiciones que causan demencia son tratables, y otras conducen a daño cerebral irreversible. La enfermedad de Alzheimer (AD, por sus siglas en inglés) es irreversible, y en los países occidentales, representa más de la mitad de los casos de demencia. Actualmente, la única manera de diagnosticar AD definitivamente es a través de una autopsia cerebral. Sin embargo, en los pacientes vivos, los médicos pueden diagnosticar AD correctamente alrededor del 90 por ciento del tiempo basado en los síntomas mentales y de comportamiento, un examen físico, y neurosicológico y exámenes de laboratorio.

Al tratar de determinar si una persona tiene AD, el médico tomará en primer lugar una historia de la persona, de sus síntomas mentales y de comportamiento, utilizando la información proporcionada por la persona afectada y la familia. En casi el 75 por ciento de los casos, AD empieza con la incapacidad para recordar los acontecimientos recientes y de aprender y retener nueva información. Los pacientes con AD de tipo temprana experimentan problemas de memoria que interfieren con la vida diaria y empeoran constantemente. Otros síntomas iniciales de AD pueden incluir dificultad con la orientación, administración del dinero, conducir, ir de compras, seguir las instrucciones, pensamiento abstracto (conceptual) y encontrar las palabras adecuadas. También puede haber otros problemas, tales como un juicio pobre, inestabilidad emocional y la apatía. La AD puede distinguirse de otros tipos de demencia, en parte, por los síntomas presentados, la medida en que estos síntomas ocurren y la rapidez con que la enfermedad progresa.

Un examen físico se llevará a cabo para ayudar a identificar y descartar otras posibles causas de demencia. Este examen suele incluir un físico general, los análisis de sangre y análisis de orina. A través de un análisis de sangre, por ejemplo, el médico puede medir la función tiroidea, el hipotiroidismo o la falta de producir suficientes hormonas tiroideas es común en las personas de edad avanzada y puede causar demencia. La demencia también puede ser el resultado de una deficiencia de vitamina B12 que es común en los ancianos, y puede medirse a través de exámenes de sangre. Los médicos pueden usar exploraciones cerebrales (como la resonancia magnética de imágenes o MRI) para conocer con detalle las imágenes para descartar otras posibles causas de demencia, incluyendo los tumores cerebrales, lesiones cerebro vasculares, la acumulación de sangre en la superficie del cerebro u otras condiciones. Además, las exploraciones cerebrales pueden mostrar cambios estructurales característicos presentes en AD. Los médicos pueden administrar un electroencefalograma (EEG) para medir la actividad eléctrica en el cerebro. En ocasiones, el líquido cefalorraquídeo puede ser examinado a través de una punción lumbar.

Pruebas neuropsicológicas identifican síntomas del comportamiento mentales asociados con lesión cerebral o la función anormal del cerebro. Las pruebas neuropsicológicas utilizadas dependerán de los síntomas y del estado de avance de la demencia. Por lo general, los médicos comienzan con una breve herramienta selección, como el Mini-Mental Status Examination (MMSE) -Examen del estado mini-mental-, para ayudar a confirmar que el paciente está experimentando problemas con las funciones intelectuales. El MMSE que incluye pruebas de memoria, atención, cálculos matemáticos y lenguaje. Si un paciente tiene demencia severa, las pruebas neuropsicológicas más allá del MMSE generalmente no suele ser necesarias. Sin embargo, para los pacientes con déficit intelectual leve, más pruebas pueden ser necesarias para determinar si el paciente esta simplemente mostrando signos de la edad avanzada o está desarrollando AD. El paciente puede ser referido a un neuropsicólogo, que administrará una serie de pruebas para determinar más deficiencias específicas.

La información anterior no debe en modo alguno sustituir el asesoramiento de un profesional calificado de la salud y no constituye el consejo medico. Para más información, póngase en contacto con Alzheimer's Disease Research (Investigación de la enfermedad de Alzheimer), un programa de la BrightFocus Foundation, en el 22512 Gateway Center Drive, Clarksburg, Maryland 20871, o llame al 1-800-437-2423.