La Enfermedad de Alzheimer y la Demencia

La demencia es una disminución en la función cognitiva o capacidad mental de - pensar, razonar y recordar. Las personas con demencia tienen dificultad para la realización de forma independiente de las tareas diarias que han realizado rutinariamente a lo largo de su vida. Las formas más comunes de demencia en los ancianos son la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular, que es un endurecimiento de las arterias en el cerebro que causa el bloqueo en el flujo sanguíneo. Estas dos condiciones constituyen la gran mayoría de los casos, y aunque sus síntomas pueden a veces ser manejados, son irreversibles. La demencia asociada con la enfermedad de Alzheimer progresivamente va empeorando.

La demencia también puede ser causada por infección; interacciones con otras drogas, trastornos metabólicos de la glándula tiroides, el hígado, el páncreas o los riñones; deficiencias nutricionales, especialmente la falta de vitamina B-12; lesión en la cabeza, tumores cerebrales, depresión, u otras enfermedades degenerativas como el Parkinson, Lewy-body (Cuerpo-Lewy), Huntington o Pick.

Como ejemplo, si una disminución en el funcionamiento mental hace una impresión en sus amigos y familiares, y comienza a interferir con las actividades diarias asociadas con las tareas del empleo, las interacciones sociales, y tareas domésticas, establezca una cita con un médico para determinar con exactitud la causa subyacente de los síntomas.

La información anterior no debe en modo alguno sustituir el asesoramiento de un profesional calificado de la salud y no constituye el consejo medico. Para más información, póngase en contacto con Alzheimer's Disease Research (Investigación de la enfermedad de Alzheimer), un programa de la BrightFocus Foundation, en el 22512 Gateway Center Drive, Clarksburg, Maryland 20871, o llame al 1-800-437-2423.